Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escuredo advierte que no se pretenda perpetuar privilegios de unas comunidades sobre otras

Los miembros del primer Gobierno autónomo andaluz juraron ayer sus cargos en un acto solemne que estuvo presidido por el ministro de Administración Territorial, Luis Cosculluela, y el delegado, del Gobierno para Andalucía, Félix Manuel Pérez Miyares. En la sede provisional del Gobierno andaluz, los doce miembros que integran el Gabinete juraron o prometieron sus cargos, según la fórmula clásica, y ante la Constitución abierta por su artículo 151, vía por la que accedió Andalucía al autogobierno.

El presidente juró en primer lugar y a continuación los once consejeros, de los cuales ocho son del PSOE y tres independientes. Una mujer forma parte del Gabinete. Se trata de la socialista Amparo Rubiales, que detenta la cartera de la Presidencia.Tras la jura del Gobierno, el ministro de Administración Territorial, Luis Cosculluela, pronunció un breve discurso en el que hizo especial hincapié en la política de colaboración con las comunidades autónomas que pretende propiciar desde la Administración central. A lo largo de su discurso citó al líder andalucista Blas Infante, al que calificó de modelo de rigor y miembro de la segunda generación del regeneracionismo. "Un hombre", dijo, "que trataba de sustituir un Estado muerto por un Estado vivo". Posteriormente, afirmó que no puede haber democracia sin autonomías, y añadió que "Andalucía ha supuesto la destrucción de un mito simplistamente aceptado por algunos que señalaban que la identidad autónoma requiere una lengua diferenciadora".

Apoyo del Gobierno de la nación

El ministro Luis Cosculluela afirmó también que el Gobierno de la nación respalda absolutamente al nuevo Gobierno autónomo que se constituyó ayer, y agregó que este respaldo institucional es, asimismo, la expresión clara y profunda de un inequívoco deseo de cooperación y colaboración. Por su parte, Rafael Escuredo, en su discurso, mantuvo la posición que le caracteriza: apertura al diálogo con la Administración central desde una posición de fuerza. "Nadie, mientras yo sea presidente de la Junta de Andalucía, debe intentar regatearnos lo que en justicia nos pertenece. Porque, y lo anuncio con todas sus consecuencias, se encontrará con la respuesta desde el Consejo de Gobierno de Andalucía, que nuestro pueblo espera que demos, como una responsabilidad plenamente asumida".

Escuredo invoca los principios de solidaridad e igualdad

Insistió el presidente Escuredo invocando los principios de solidaridad e igualdad que inspiran la Constitución española en el reconocimiento de las aspiraciones socio económicas del pueblo andaluz: "que no se pretenda perpetuar privilegios de unas comunidades sobre otras", dijo, recordando que la autonomía se conseguió por la decisión del pueblo andaluz expresada en las urnas el 28 de febrero de 1980.

Escuredo afrimó también que "ha llegado el momento inaplazable de que todos los andaluces, todos los colectivos y entidades, todas las organizaciones sociales, económicas y financieras, y también todas las fuerzas políticas, asuman su propia responsabilidad y aporten su esfuerzo con la generosidad que Andalucía merece". Asistieron al acto, que finalizó con las palabras de Rafael Escuredo, además del ministro de Administración Territorial y del delegado del Gobierno en Andalucía, numerosas autoridades civiles y militares procedentes de toda Andalucía. Entre estas últimas se encontraban altos mandos de los tres Ejércitos, así como de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Fuera ya del protocolo, el ministro Cosculluela reafirmó la voluntad de colaboración con las instituciones autonómicas que mantiene el Gobierno. Preguntado por la reducción del Fondo de Compensación Interterritorial que según el presidente Escuredo se va a llevar a cabo en el presupuesto del año 83, y que significa 8.000 millones de pesetas menos para Andalucía de los presupuestados en el anterior ejercicio, el ministro respondió que la política presupuestaria no está cerrada ni definida y que en cualquier caso no se puede afirmar rotundamente que el presupuesto del 8,3 vaya a ser inferior al del 82. Afirmó, por otra parte, que espera que se llegue a un acuerdo entre el ministro de Hacienda, García Añoveros, y el Gobierno andaluz.

Por su parte, el consejero de Economía del nuevo Gobierno autónomo afirmó que el Fondo de Compesación Interterritorial responde a una concepción anacrónica del Estado, a pesar de su transcendental importancia en estos momentos. "Hay que pensar", manifestó, "en una nueva concepción política en la que Andalucía tenga una mayor participación en el diseño de la política económica nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de agosto de 1982

Más información

  • Los miembros del Gobierno autónomo andaluz juraron ayer sus cargos