Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuenca recupera y estrena obras de Julio Gómez y José Luis Turina, en los Encuentros de Opera

Los Encuentros Internacionales de Opera de Cámara, que se está celebrando en Cuenca, han programado el pasado fin de semana una interesante sesión, en la que se recuperaba la ópera en un acto de Los Dengues, de Julio Gómez, con libreto de Cipriano Rivas, y se estrenaba con carácter absoluto Ligazón, ópera en un acto y cinco escenas, original de José Luis Turina, sobre texto del Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, de Valle Inclán. El próximo viernes, la Pittsburgh Chamber Opera ofrecerá un drama de Monteverdi y una ópera jocosa de Pergolessi.Los Dengues o La medicina a palos, de Julio Gómez, sin obviar la herencia próxima y remota de la zarzuela y la tonadilla, se alinea más decididamente en la tradición de la ópera bufa, y lo hace con la donosura y personalidad representativas del reconocido buen oficio del compositor. Según nos informa Gómez Amat en los comentarios al programa, la obra se estrenó en Valladolid en 1927, y se dio en Madrid tras la guerra civil: sin duda, constituía una completa novedad para los espectadores del pasado fin de semana, en la antigua iglesia de San Pablo, de Cuenca, como lo será en estos días en Valencia, donde se representa idéntico programa.

Con escenografía de Tomás Adrián, que asume con sencillez toda la carga tradicional de la pieza, actuaron la soprano Ana de Guanarteme, el tenor Santiago Jerico y el barítono Francisco Matilla. Pascual Ortega dirigió con decoro a un solvente grupo de profesores de la Orquesta de RTVE.

La Galicia de Valle Inclán

La misma orquesta y director trabajaron con eficacia y evidente cariño hacia la partitura en el estreno de Ligazón. Ya es un suceso que un joven compositor, recién llegado a la treintena, componga y estrene una ópera. Sin embargo, el valor positivo de la experiencia no debe extrañar a quienes seguimos los firmes pasos musicales del nieto de don Joaquín, que es, sin duda, uno de los compositores más dotados de la generación en ascenso. La mistérica y tremenda Galicia que pinta Valle Inclán ha servido a José Luis Turina para practicar un teatro musical que, siendo español y de hoy, muestra concatenaciones cordiales con el expresionista de la Escuela de Viena.No debo ocultar que me interesó bastante más la parte orquestal -llena de toques personales y de sugestivas alusiones musicales que ambientan y matizan el acontecer escénico-, que la escritura vocal.

Asumiendo la modestia de los medios del Encuentro de Opera de Cámara conquense, se ha de imponer el trabajo imaginativo y apoyado en buenas dosis de entusiasmo. Así fue el de Luis Iturri, director de escena, muy aplaudido, junto al autor y los intérpretes de Ligazón; las partes cantadas estuvieron bien defendidas por Charo de la Guardia (soprano), Alfredo Heilbron (tenor) y Carmen Sinovas (mezzo).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de julio de 1982