Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sentencia por la rebelión militar del 23-F

Mutismo empresarial y repulsa de las centrales sindicales

El absoluto mutismo por parte de representantes del mundo empresarial y financiero contrastó ayer con las manifestaciones de repulsa de las centrales sindicales en relación con las sentencias del Consejo Supremo de Justicia Militar.Diversos dirigentes patronales y empresarios significativos se negaron a pronunciarse sobre el tema por considerar que ellos no eran quienes para opinar. "Ni mi juicio es técnicamente bueno ni tendría sentido el darlo". Esta frase condensa las respuestas de este sector, algunos de cuyos portavoces, a título particular y con la condición de no mencionar su nombre, expresaron su preocupación

Portavoces de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), cúpula patronal, apuntaron que la reacción de sus dirigentes ha consistido en mantenerse en actitud de espera hasta que la sentencia sea firme, y en respetar al poder judicial. Un¡camente Javier González Estefani, vicepresidente de CEOE y presidente de las pequeñas y medianas empresas, declaró que la sentencia le parecía correcta. "Creo", dijo, "que el Consejo de Justicia Militar ha ponderado todos los testimonios a favor y en contra. Hay una gradación de responsabilidades".

En medios bancarios, el mutismo fue total.

Por su parte, la centrales sindicales CC OO, UGT y USO hicieron públicos ayer comunicados de repulsa por el contenido de la sentencia. El mas duro fue quizá el de UGT, que aseguraba que los órganos de justicia militar habían actuado "más como partes que como jueces, no respondiendo a la confianza que la mayoría de los ciudadanos españoles habian depositado". El sindicato socialista afirmó también que "la sentencia pone en cuestión la credibilidad de las Fuerzas Armadas ante los ciudadanos del país. Los intentos de acercamiento entre el pueblo y aquellas han sido puestas en entredicho".

Comisiones Obreras opina que, al concentrar las responsabilidades solamente en dos de los encartados, Milans y Tejero, no desarticula el grueso de la conspiración golpista ni atiende las exigencias expresadas mayoritariamente por el pueblo español de aplicar la ley con todo su rigor y de manera ejemplar, para impedir nuevas intentonas contra la soberanía popular, las instituciones democraticas y el Jefe del Estado".

Marcelino Camacho, el secretario general de la central, declaró a Radio Nacional de España que "la sentencia incrementa la confusión en torno a lo que representa la figura del Jefe del Estado". Por último, el comunicado de CC OO exige al Gobierno, "por el más elemental sentido del deber en la defensa de la democracia, que recurra inmediatamente la sentencia".

Por último, Unión Sindical Obrera explicó que "acatamos la decisión del Consejo Supremo de Justicia Militar, al tiempo que expresamos nuestra indignación por la tibieza de la sentencia, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos juzgados. Dichas sentencias pueden ser un estímulo al golpismo más que una fulminante decisión judicial frente a quienes atentan contra la paz, las libertades y la dignidad del pueblo español". El secretariado confederal de USO valoró positivamente la inmediata reacción del Gobierno recurriendo tan inadecuada sentencia

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de junio de 1982