Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV defiende en el Parlamento vasco la despenalización del aborto

El Partido Nacionalista Vasco eligió ayer como punto de referencia a la ley francesa de Simone Veil sobre el aborto para justificar su defensa de la despenalización del mismo, en el curso de una sesión plenaria del Parlamento, que tuvo lugar en Vitoria. No obstante, los nacionalistas rechazaron una proposición no de ley presentada por Euskadiko Ezkerra (EE) en la se urgía a las Cortes a elaborar la reforma del Código Penal en relación con el delito de las prácticas abortivas.

La iniciativa parlamentaria de EE sirvió para que el PNV concretara algo más sus posiciones frente a la problemática del aborto. Por primera vez los nacionalistas se remitieron a la ley francesa sobre el aborto como un buen punto de referencia.Mientras UCD y AP se convirtieron en acérrimos defensores del derecho a la vida, el partido mayoritario de la Cámara -acaso forzado por las intervenciones de la izquierda- se mostró partidario, no sólo de la despenalización del aborto, sino de la ley francesa como ejemplo a seguir. Después de acusar a EE de frivolidad por tratar un tema "de suma importancia" con tanta ligereza, los representantes el PNV, lbon Nabascués y Begoña Amunárriz, se mostraron favorables a la despenalización del aborto en determinadas circunstancias.

En el caso de diez semanas de embarazo, con un control riguroso de las prácticas abortivas, violación, incesto, malformaciones, peligro de salud de la madre, fueron las principales condiciones expuestas por los nacionalistas para pronunciarse a favor de la despenalización. Sin embargo, votaron en contra de la proposición no de ley presentada por EE, en la que se instaba al Gobierno vasco a elaborar un plan de información y planificación familiar y se urgía a las Cortes Generales a elaborar iniciativas tendentes a la reforma del Código Penal y a la promulgación de una normativa legal.

Tanto EE como el Partido Socialista criticaron al partido mayoritario y al Gobierno vasco porque entendían que el simple pronunciamiento a favor de la despenalización no significaba otra cosa que eludir responsabilidades. Fue el portavoz de los socialistas vacos, Ricardo García Damborenea, el que más insistió en los ataques a la ambigüedad en un tema como éste, susceptible, en su opinión, de ser utilizado para fines electorales.

Polémica sobre el concepto de soberanía

La posibilidad de que el Gobierno vasco reclame el autogobierno, "claramente reconocido en el Derecho intemacional", en el caso de que no se cumpla el desarrollo del estatuto de autonomía, anunciada por el consejero de Educación, Pedro Miguel Etxenike, semanas antes de que la LAU fuera retirada, fue motivo de interpelación de los socialistas vacos.En aquella ocasión también el delegado del Gobierno para el País Vasco, Marcelino Oreja, señaló que apelar a cualquier otra vía que no sea la Constitución y el estatuto "es antidemocrático". Aprovechó la ocasión ayer el consejero de Educación para señalar que "acudir al Derecho internacional nunca puede ser antidemocrático, porque hay una supremacía del Derecho internacional sobre el interno".

Ricardo García Damborenea, en nombre de los socialistas, rechazó la calificación de "pacto histórico" que el consejero de Educación, había hecho al referirse al estatuto de autonomía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de mayo de 1982

Más información

  • Los nacionalistas votaron contra una proposición sobre el tema