Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un farmacéutico catalán asegura que un derivado del cianuro es la causa del síndrome tóxico

Feliciano Palacios Moreno, químico y farmacéutico de la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet, afirma haber informado hace dos meses a las autoridades sanitarias de Cataluña de que la "Teiourea de buteno-benzol", grupo químico derivado del cianuro, es el causante del síndrome tóxico. Este investigador asegura que sus trabajos están más desarrollados que los realizados por el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición de Majadahonda (Madrid), a juzgar por las noticias aparecidas en la Prensa, aunque ambos coinciden en sus líneas maestras.

Palacios es el responsable del equipo de farmacéuticos y químicos de los laboratios Alcoverro, de Santa Coloma, que se encarga de realizar las inspecciones municipales. Precisamente, a raíz de las muestras de aceite entregadas por el Ayuntamiento de esta localidad, el grupo de investigadores logró detectar la "Teiourea de butenobenzol" a principios del pasado mes de enero.El equipo de técnicos que dirige el farmacéutico Feliciano Palacios comenzó a investigar las causas del síndrome tóxico antes del pasado verano y consiguió resultados satisfactorios. Esto explica que Pilar Puig, concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet, ordenara retirar del mercado el aceite de la marca El Olivo tres meses antes de que la Generalidad de Cataluña informara de la toxicidad del producto.

El farmacéutico de Santa Coloma comenzó a aislar otras sustancias que contenían los aceites de distinta procedencia facilitados por el Consistorio de esta ciudad, al margen de las anilinas. A su entender, estas últimas eran un enmascaramiento de las verdaderas causas de la enfermedad mortal.

Esa sospecha estaba plenamente justificada por el hecho de que derivados de anilinas han sido utilizados en farmacia durante años como antipiréticos (antifebriles), sin que se hayan detectado antes síntomas similares a los del síndrome tóxico. Estas sustancias sólo han originado algunos casos de anemia, de fácil recuperación. Además, los derivados de anilinas están recogidos en distintas farmacopeas europeas y americanas.

En las muestras de aceite de la marca El Olivo descubrió zinc, sustancia cancerígena, y grandes cantidades de aceite de colza muy rico en ácido erúcico (alrededor del 50%). La Organización Mundial de la Salud autoriza únicamente el uso de este ácido en aceites para el consumo humano, siempre que esta cantidad no sobrepase el 2,5%.

En aceites a granel analizados por los laboratorios Alcoverro fueron detectadas anilinas, sustancias que, a juicio de los investigadores, no justificaban las graves enfermedades por ingestión de aceite. Por este motivo prosiguieron con sus análisis hasta encontrar una "esencia de mostaza" en la planta Brasica napus, sustancia típica de los aceites de colza.

Esos aceites de colza, vendidos a granel, fueron tratados con anilinas para disimular sus propiedades organolépticas, lo que originó "Teiourea de buteno-benzol". Esta sustancia, altamente tóxica, hace razonable suponer que sea la causante directa de la enfermedad mortal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1982