Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Hispanidad y arabismo

En un mundo lleno de luchas, contradicciones e intereses, surgen por un motivo o por otro los bloques internacionales, como una contestación a unas necesidades ideológicas, económicas o militares, pero, como siempre, nosotros, los árabes, y también los hispanos (España y los países latinoamericanos), quedamos fuera o nos dan un pequeño papel, muchas veces para proteger intereses ajenos, o sirven para enfrentarnos unos contra otros, que con el tiempo parece que nos acostumbramos, árabes e hispanos, a este ridículo papel que, por razones históricas, demográficas o personales, no es el nuestro o por lo menos no debe serlo.España es llave mágica para muchos sentimientos, simpatías y mercados árabes, que no supieron aprovechar bien ni la política ni la economía española, y no comentemos las ventajas ilimitadas que han tenido los árabes aquí, sin poder sacar fruto para su justa causa o corregir su deformada imagen en Occidente, limitándose los dos, españoles y árabes, a nivel oficial en discursos vacíos e intereses personales estrechos, convirtiéndose de esta manera en un auténtico obstáculo, en camino de la necesaria, útil y verdadera amistad entre los dos pueblos amigos, el español y el árabe, separados por una leyenda negra y unos medios de información manejados y malintencionados. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de marzo de 1982