Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso por la rebelión militar del 23 de febrero

El hilo conductor y los cabos sueltos del fiscal

La vista del juicio del 23-17 en su tercera jornada sigue bajo el hilo conductor del fiscal togado que solicita imperturbable la lectura de los folios del sumario que registran las declaraciones prestadas por los procesados, los careos celebrados para salvar las contradicciones mas frontales entre ellos y las respuestas ofrecidas por diversas autoridades y mandos a petición del juez instructor de la causa. En opinión de algunos observadores lo más llamativo y revelador es el tono y la dirección de las preguntas y de los silencios y cabos sueltos que el fiscal y el instructor van dibujando en sus intervenciones durante los interrogatorios.Así las declaraciones del general Luis Torres Rojas que componen una serie de contradicciones en cascada en línea con aquella confesión del gitano: "padre cura me acuso de haber robado un ronzal, y detrás del ronzal iba una mula y detrás de la mula toda la reata". Y la idílica escena del notario y las conversaciones de sobremesa en el cuartel general de la DAC "Brunete" número 1 sobre los encantos de la sierra de Grazalema precisamente el 23-F.

Así algunos detalles significativos del léxico. Los relatos de los procesados y las preguntas de instructor y fiscal se refieren al secuestro del Gobierno y de los diputados, representantes electos del pueblo, como "los sucesos del Congreso", los hechos ocurridos en el palacio del Congreso", etc. Así también la insistencia en que no se produjo violencia en la acción de Tejero

Así la oscuridad en que se han pasado las declaraciones de los capitanes que acompañaron a Pardo al Congreso, en las que manifiestan su ignorancia sobre el destino de la columna que formaron por órdenes del citado comandante. Alguno de ellos llega a afirmar que de haberlo sabido no habría seguido a su superior.

Así también el peso del protocolo cuando no llega a establecerse el contacto con el general Armada durante la fiesta de la Brigada Paracaidista en Alcalá por carecer de corbata negra y camisa blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 1982