Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Occidente suspende la renegociación de la deuda polaca

Los dieciséis países occidentales acreedores de Polonia -entre los que figura España- acordaron, el jueves por la noche en París, suspender sus negociaciones con el Gobierno polaco, informaron fuentes fidedignas. Varios bancos occidentales han decidido estos últimos días contabilizar sus préstamos a Varsovia como "activos no productivos", medida que revela un cierto pesimismo sobre sus posibilidades de cobrar los intereses de la deuda. Sin embargo, ninguna institución financiera se ha atrevido a declarar a Polonia insolvente.Los dieciséis Estados occidentales acreedores de Polonia siguieron con su decisión una recomendación formulada el lunes en Bruselas por el. Consejo Atlántico de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en la que se les pedía que suspendiesen la negociación sobre el escalonamiento del vencimiento de los créditos que debe pagar el Gobierno polaco.

Esta medida constituye una sanción a Polonia tras el golpe de Estado militar del pasado 13 de dicíembre.

En la reunión de París, a la que no fue invitado ningún representante polaco, los altos funcionarios occidentales acordaron congelar las conversaciones con Varsovia sobre el "reescalonamiento" de los 3.500 millones de dólares de deuda (343.000 millones de pesetas) que Polonia debe, en principio, reembolsar en 1982.

Los altos funcionarios europeos, que se reunieron el jueves por primera vez desde el 20 de noviembre, no pusieron, sin embargo, en tela de juicio la consolidación de los plazos de pago acordada en 1981, que asciende a 2.500 millones de dólares (245.000 millones de pesetas) a reembolsar en los ocho proximos anos.

La deuda polaca asciende en total a 26.500 millones de dólares (2.6 billones de pesetas), de los cuales 16.000 millones (1.5 billones de pesetas) corresponden a la deuda privada contraída con 460 bancos occidentales -aunque 8.500 millones (833.000 millones de pesetas) están garantizados por los Gobiernos occidentales- y 10.500 millones (1.03 billones de pesetas) de deuda pública.

Fuentes bancarias norteamericanas consideraron una mera cuestión técnica y semántica la denuncia pública de la insolvencia financiera de Polonia porque, de hecho, los grandes retrasos en el pago de los intereses sitúan ya al Gobierno polaco en situación de insolvencia.

Los dos bancos norteamericanos que colocaron en su contabilidad a los préstamos a Polonia en "activos no productivos" son el Marine Midland Bank of New York y el Fidelity of Philadelfia.

En la reunión de París se proporcionaron también algunas cifras sobre el comercio exterior polaco: en los últimos doce meses, las exportaciones de Polonia a Occidente disminuyeron en un 21%, mientras que sus importaciones de: productos occidentales experimentaron un descenso del 30%.

Este descenso incluye también, las importaciones de víveres, lo que explica parcialmente la penuria alimenticia que reina en Polonia. El jueves, el ministro de Agricultura, Jerzy Wojtecki, declaró que el cese de las exportaciones de maíz norteamericano a Polonia originará una disminución de 400.000 toneladas de la producción de carne.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de enero de 1982