Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gigantesca estafa de gasolina adulterada en Argentina

La calificada oficialmente de gigantesca estafa de la gasolina adulterada en Córdoba, la tercera ciudad de Argentina, preocupa al Gobierno militar, como no es para menos, hasta el extremo de que el presidente Leopoldo Galtieri ha comisionado a un alto funcionario de su Gabinete para que se informe en su nombre de la marcha de la investigación, hasta ahora muy diluida.El general Galtieri, efectivamente, mandó a Córdoba al coronel Bernardo Menéndez, subsecretario de Estado de Asuntos Institucionales del Ministerio del Interior, mientras trascendió. que se detuvo a un empleado de los estatales Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), supuestamente complicado en las maniobras fraudulentas de una poderosa organización que elaboraba gasolina con desechos y la vendía como super, con lo que obtenía ganancias de hasta medio millón de dólares por semana.

José Omar Pastoriza, director técnico del club de fútbol de Primera División Rácing, presuntamente uno de los cerebros de la organización, que ofreció un millón de dólares a un alto jefe policial para que detuviera la investigación del escandaloso suceso -el primero del año-, ha sido puesto en libertad, e incluso el diario popular Crónica dijo que, "regresó con gloria". Otro dirigente del Rácing, complicado en la estafa, de quien en principio se dijo que estaba detenido, ahora resulta que no lo está, sino que huyó a tiempo.

El escándalo preocupa a la opinión pública, que se pregunta si la investigación se está realizando todo lo exhaustivamente que se debe y cuántos otros detenidos regresarán a su casa, en breve, también con gloria -y tal vez con los bolsillos llenos-. La opinión general es que cuando se tire de la manta cundirá el asombro, por la cantidad de peces gordos complicados con la estafa en cuestión, que se ha extendido a Mendoza, en el límite con Chile. Pero lo cierto es que hasta ahora no se ha tirado de la manta y no se sabe cuándo se tirará, si es que se tira.

Mientras tanto, el Banco Central -banco de emisión- de la República Argentina liquida a la financiera Devoreal de Buenos Aires -con once sucursales en provincias- y la policía detiene a trece de sus empleados por suponer que son autores de fraudes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 1982