Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso debatirá sobre el deporte aficionado y profesional

El pleno del Congreso debatirá la propuesta socialista sobre deporte profesional y aficionado. La comisión de cultura aprobó ayer la toma en consideración de la proposición de ley sobre deporte profesional. El grupo socialista es partidario de competiciones diferentes, según sean los practicantes aficionados o no.El PSOE considera deporte profesional la práctica con fines de lucro de determinadas actividades físicas. Sus sociedades se dedican habitualmente a la organización de espectáculos con fines de lucro. Según la proposición de ley, las competiciones serán organizadas por las propias sociedades profesionales, autónoma e independientemente de las que organicen los entes nacionales responsables del deporte, con la única sujección a las reglas comunes de los deportes o juegos. El control y vigilancia del espectáculo deportivo correspondería al Estado. Los deportistas estarán sujetos a la Seguridad Social y al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, y las sociedades, al impuesto de sociedades.

Para José María Bris, portavoz de UCD, que votó en contra, la propuesta es precipitada y está mal pensada, porque las sociedades con beneficios los reinvierten en el deporte; porque los organismos internacionales no admiten la separación, y porque se ignora la ligazón del deportista con la federación y, por tanto, se le equipara, según él, a un equilibrista. Como en el momento de la votación faltaban ocho diputados de UCD, fue tomada en cons Ideración la propuesta socialista. Sin embargo fue rechazada, por un voto, una propuesta con la misma filosofía referida a la reforma de las estructuras del fútbol. El PSOE proponía separar de la federación a los clubes que promueven el fútbol espectáculo, que se convertirían en sociedades mercantiles, con recursos económicos propios, además del 1% de la recaudación de las quinielas.

Delgado de Jesús (UCD), en nombre del gobierno, se opuso con los siguientes argumentos: con la propuesta socialista el profesional sale del ámbito deportivo, para incluirse en el comercial; la federación no puede representarle; la absoluta separación con la Federación Española de Fútbol imposibilita la competición internacional. La FIFA y UEFA no admiten la dicotomía de la representación. Finalmente, se mostró favorable a la organización autónoma de los clubes.

Otras proposiciones rechazadas

También fueron rechazadas la proposiciones no de ley socialistas sobre la financiación de obras realizadas por los ayuntamientos con motivo del Mundial-82; y sobre contratación y precios de los Paradores Nacionales y hoteles con el mismo motivo. El portavoz de UCD arguyó que existen vías de crédito oficial para las obras y, en el tema del hospedaje, que las peticiones socialistas ya las ha puesto en vigor el gobierno. Finalmente se rechazó la propuesta comunista de inhabilitar para ocupar cualquier cargo directivo en las federaciones deportivas a todas aquellas personas que, como miembros de las juntas directivas, sean responsables de irregularidades en su gestión económica, demostradas por auditorías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1981