Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ultraderechista Alberto Royuela, puesto en libertad irregularmente

El conocido ultraderechista barcelonés Alberto Royuela y otras once personas más fueron puestos erróneamente en libertad el pasado lunes por el funcionario encargado e¿ ese momento de los calabozos del juzgado de guardia de la capital de España. Tras tenerse noticia del hecho, la autoridad judicial ordenó la búsqueda y captura de estas personas, diez de ellas nuevamente detenidas por la policía, mientras el ultra Royuela y otra persona de la misma ideología continúan en paradero desconocido. Estos dos ultraderechistas habían sido detenidos en Madrid el domingo como protagonistas de algunos de los disturbios callejeros que siguieron a la concentración fascista que conmemoró el aniversario de la muerte de Franco.La autoridad judicial ha ordenado la búsqueda y captura de estas dos personas liberadas por error, al tiempo que trata de esclarecer las causas por las que se produjo la ¡legal puesta en libertad de los doce detenidos en los calabozos del juzgado de guardia. El titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid, quien en esos momentos se encontraba de guardia, ha abierto las diligencias previas para esclarecer estos hechos y tomó declaración al citado funcionario. Dicho juez señaló a este periódico que no pensaba que «hubiera habido mala intención en la actuación del funcionario, sino una simple confusión».

Pasa a página 17

El juez ordena la búsqueda y captura de dos ultraderechistas erróneamente puestos en libertad

Viene de primera página

El titular del citado juzgado manifestó a este periódico que el encargado de los calabozos del juzgado de guardia puso en libertad «erróneamente y posiblemente como producto de un traspapeleo» a estas doce personas -de ellas, tres relacionadas con los incidentes ultraderechistas ocurridos el pasado fin de semana en Madrid-, quienes deberían permanecer a disposición judicial.

Inmediatamente después de que el juez encargado tuviera conocimiento del hecho, éste envió un telex a la Dirección de la Seguridad del Estado para que estas personas fueran detenidas lo más rápidamente posible y reintegradas a disposición de la autoridad judicial. La policía pudo detener a diez de estas personas y continúa la búsqueda de los dos citados ultraderechistas, cuyo paradero se desconoce.

El juez responsable del caso manifestó a este periódico que no cree que exisitera una «mala intención en la actuación del funcionario, sino una simple confusión», aunque de todas maneras han sido practicadas las diligencias pertinentes para aclarar el hecho.

El ultraderechista barcelonés Alberto Royuela Fernández, de 43 años, es secretario general de la asociación denominada Hermandad Nacional de la Guardia de Franco, de prácticamente nula existencia. Royuela fue detenido por la policía en el centro de Madrid, tras el acto celebrado en la plaza de Oriente, de Madrid, y le fue intervenido un auante de hierro. Posteriormente, pasó a disposición judicial por un supuesto «delito de desobediencia y resistencia a las fuerzas de la seguridad del Estado». El otro ultraderechista puesto erróneamente en, libertad y actualmente buscado por la policía parece que habita en la localidad de Elche y fue detenido por lanzar botes de humo contra los efectivos de la Policía Nacional.

Alberto Royuela fue detenido por su presunta implicación en el asalto al Banco Central en Barcelona y por el atentado contra el semanario El Papus, en el que resultó muerto un hombre, y puesto en libertad posteriormente sin cargo alguno en ambos casos. Este ultraderechista es conocido en rriu chas comisarías de la Ciudad Con dal, puesto que ha sido detenido en varias ocasiones.

El pasado 26 de diciembre de 1978, Alberto Royuela fue obligado a desalojar un templo barcelonés donde se celebraba el fuñeral por el matrimonio Viola, al que asistió el en aquel entonces ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, quien fue zarandeado y levemente golpeado.

Royuela fue también detenido y posteriormente puesto en libertad después de retractarse de unas declaraciones que realizó a la Prensa sobre el paradero de los secuestrados Oriol y Villaescusa en febrero de 1977. Asimismo, en octubre de ese mismo año, la Jefatura Superior de Policía de Barcelona hizo público un comunicado, en el que señalaba que Royuela mantenía relaciones con los doce fascistas detenidos como presuntos autores del atentado al semanario El Papus. La policía afirmó, en aquellos momentos, que alguno de estos doce detenidos fue el responsable de un importante contrabando de armas, procedentes de Andorra, por valor de seis millones de pesetas, y compuesto por doscientas pistolas FN y veinticinco fusiles,

Alberto Royuela fue internado en la cárcel Modelo de Barcelona en enero de 1976 por supuestas conexiones con grupos de la extrema derecha catalana, y posteriormente salió en libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de noviembre de 1981

Más información