Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gestión municipal directa para Mercamadrid, que abrirá sus instalaciones en febrero próximo

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid se pronunció ayer por la gestión directa de Mercamadrid y acordó conceder su explotación a la empresa mixta del mismo nombre, en la que la Corporación ostenta la propiedad del 51% de las acciones. De esta manera el Ayuntamiento evita el trámite de municipalización -imposible de cumplir con el abstencionismo de UCD- de los nuevos mercados centrales, que es preceptivo en el convenio suscrito con Mercasa para la constitución de Mercamadrid.

La fórmula acordada por el Ayuntamiento, en base a los informes del Servicio Contencioso de la Corporación y los jurídicos de la Delegación de Abastos, puede suponer la apertura de los nuevos mercados municipales en el mes de febrero próximo y queda supeditada a su aceptación por la empresa pública Mercasa, que debe renunciar a la municipalización de la sociedad Mercamadrid, en la que posee el 49% de las acciones.Al mismo tiempo, Mercasa debe aceptar, y este extremo, en principio, no parece representar para esta empresa pública mayor obstáculo, la entrada en vigor de un nuevo reglamento de los mercados municipales que será aprobado, por la mayoría simple que aportan los votos socialistas y comunistas, en el pleno extraordinario que, al efecto, ha sido convocado para el próximo día 6.

Este nuevo reglamento de mercados municipales supone una importante modificación respecto a la situación jurídica de los mayoristas, tal como quedaba recogida en el expediente de municipalización presentado al pleno del pasado día 9 y que al abstenerse UCD no pudo ser aprobado, ya que requería los dos tercios de los votos a favor.

La decisión adoptada ayer por el equipo de gobierno municipal supone un serio intento para evitar la disolución de Mercamadrid, ya que, según el convenio suscrito en 1973 entre Mercasa y el Ayuntamiento, se establece que, si no es posible su municipalización -tal como ahora ha ocurrido-, la sociedad debe disolverse.

La actual estrategia municipal al respecto comporta la iniciación de nuevas negociaciones con Mercasa, a la que se propondrá, incluso, en el caso de que se negara a asumir la concesión de la gestión, junto con el Ayuntamiento, de los nuevos mercados centrales, la adquisición de sus acciones y, si fuera preciso, hasta que ceda a la Corporación el derecho político -y lo que ello supone en votos en el consejo de administración de la sociedad- sobre su capital en la misma.

Según versión del segundo teniente de alcalde, José Barrionuevo, la fórmula propuesta es similar a la que, por ejemplo, rige para el servicio municipal de transportes de superficie. En este caso es el Ayuntamiento quien asume la prestación de este servicio, que lo gestiona, en régimen de concesión, una empresa que, además, es municipal. Trasladando este símil al caso de Mercamadrid, sería esta sociedad, como empresa mixta, quien gestionara en régimen de concesión un servicio municipal, como son los mercados centrales, en unas nuevas instalaciones, como son las de Mercamadrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de noviembre de 1981

Más información

  • Mediante su concesión a la actual sociedad mixta