Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martín Villa califica de "locura" las polémicas declaraciones de Xabier Arzallus

El ministro de Administración Territorial, Rodolfo Martín Villa, calificó ayer de «locura» las recientes manifestaciones del presidente del PNV, Xabier Arzallus, quien dijo que «si quieren pararnos tendrán que venir como en 1936, no con la LOAPA y otras cosas, sino con las armas». El protagonista de la polémica se mostró dispuesto a retirar sus declaraciones si Martín Villa demuestra que la LOAPA no recorta el Estatuto de Guernica, mientras las juntas generales del PNV hacían público su apoyo al presidente del partido. El Gobierno Civil de Vizcaya ha remitido al fiscal, el contenido de las declaraciones de Arzallus.

El ministro aludido declaró a Europa Press: «Cuando los españoles hemos superado la guerra civil, que es ante todo un gran fracaso histórico, el señor Arzallus utiliza el lenguaje de las armas. Actitudes como las suyas favorecen a quienes exigen que se detenga el proceso autonómico, y dar razones a los que mantienen que muchos de los logros alcanzados en el terreno autonómico son el resultado del siniestro lenguaje de las armas terroristas».«A pesar de todo», continuó Martín Villa, «el Gobierno actuará dentro de las obligaciones que le marca la Constitución, para defender un patrimonio, como la unidad y la eficacia del Estado, que no es suyo, sino de todos los españoles».

«El Gobierno, todo el Gobierno», terminó el ministro, «mantendrá la continuidad del proceso autonómico que la Constitución promueve y exige, dentro de la inequívoca unidad de España que consagra la propia Constitución ».

Por su parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Marcelino Oreja, declaró que había sentido una profunda indignación ante las declaraciones de Xabier Arzallus.

Es probable que los dirigentes nacionalistas vascos y el ministro de Administración Territorial realicen un debate sobre el desarrollo de la autonomía vasca, ya que, tras la tensión y el intercambio de opiniones que han producido las polémicas declaraciones de Arzallus, el presidente del Gobierno vasco, Carlos Garalkoetxea, ha recogido el reto de Martín Villa -que éste mantiene- para hacer tal debate público.

Para el PNV, el debate debería celebrarse en Televisión Española, en directo, y con la participación de las personas que habitualmente negocian el desarrollo del Estatuto vasco.

No obstante, Carlos Garaicoetxea lleva más lejos la propuesta de debate, que extiende también al presidente del Gobierno central, Leopoldo Calvo Sotelo, «porque tengo la impresión de que no está informado de manera precisa de este gran problema que se está organizando en el Ministerio de Administración Territorial», según declaró a la Cadena SER. Fuentes del citado departamento precisaron a EL PAIS que la política autonómica es de todo el Gobierno.

Otros partidos políticos han terciado igualmente en la polémica. Txiki Benegas, secretario general de los socialistas vascos, declaró que «no aceptamos que se resucite el fantasma de la guerra civil, cuando estamos empeñados en enterrarla definitivamente». Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, afirmó que actitudes como la de Arzallus «fragilizan la democracia mucho más de lo que está».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1981

Más información

  • Remitidas al fiscal las palabras del presidente del PNV