Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

James Tobin, miembro de la escuela keynesiana, premio Nobel de Economía 1981

La Academia de Ciencias de Suecia concedió ayer el Premio Nobel de Economía 1981 al profesor norteamericano James Tobin por su "análisis de los mercados financieros y sus relaciones con las decisiones de gastos, empleo, producción y precios". La nominación de James Tobin, discípulo del economista británico John Maynard Keynes, es, según algunos círculos económicos, un mensaje de advertencia a la política monetarista que practica el equipo del presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan.James Tobin, décimo norteamericano en recibir el Nobel de Economía en sus trece años de existencia, es uno de los principales economistas que formularon la Teoría de selección de cartera de valores para explicar cómo los particulares y las empresas determinan la distribución de sus inversiones en Bolsa.

La teoría de James Tobin es, según explicaciones del propio galardonado, la de "no jugárselo todo a una sola carta. La gente diversifica sus inversiones porque no quiere correr demasiados riesgos al manejar sus bienes".

El análisis del nuevo Nobel de Economía, que nuestra cómo los niveles de producción y empleo afectan a los consumidores, contrasta con las teorías monetarias duras de su colega norteamericano Milton Friedman, Nobel de Economía en 1976, que guían actualmente la política económica de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, presidente de los Estados Unidos y primera ministra británica, respectivamente.

Mientras Friedman aboga por luchar contra la inflación, aunque ello genere desempleo, la teoría de Tobin concede más prioridad al pleno empleo que a una política antiinflacionaria. La preocupación inmé diata de James Tobin es cómo conseguir que los mercados financieros apuesten por subidas aceptables del nivel de empleo aunque se genere alguna tensión monetaria.

Típico profesor universitario

James Tobin, natural de Cliamnpaign (Illinois), cuenta 63 años de edad. Graduado en la Universidad de Harvard en 1947, es profesor de la Universidad de Yale desde 1955.

En los primeros años de mandato del presidente John F. Kennedy el nuevo Nobel de Economía fue miembro de su consejo de asesores. En esta labor se interesó principalmente por determinar cómo el flujo del dinero puede ser canalizado de la manera más eficaz en la industria y las inversiones.

James Tobin, tras abandonar el mencionado consejo de asesores económicos de John F. Kennedy, se convirtió en asesor de la Reserva Federal y de la Fundación Ford. En 1971, el laureado fue nombrado presidente de la Asociación Económica Norteamericana. Ha recibido títulos honoríficos de las universidades de Syracusa, Illinois y Dartmouth. Autor de varias obras, su último libro es Assests Accumulation and Economic Activity.

El nuevo Nobel de Economía es un clásico académico, catedrático de los grandes centros y miembro de la generación de Samuelson. Con su nominación, la Academia sueca se acerca a una concepción progresista y académica de la economía, comentó ayer a este diario el catedrático español de Estructura Económica, Juan Velarde, en un apunte de urgencia.

Decimonoveno Nobel de Economía

James Tobin, tras conocer la decisión de la Academia de Ciencias sueca, afirmó que "hay tanta gente destacada que debería ganar el premio que yo no contaba con ello. Fue una sorpresa para mí".

James Tobin, que recibirá el próximo día 10 el galardón que le acredita como premio Nobel de Economía, es el decimonoveno economista nominado por la Academia de Ciencias sueca desde que se instituyó esta distinción, hace ahora trece años. Los anteriores laureados fueron los siguientes:

Jan Tinbergen y Ragnar Frisch (1969), Paul Samuelson (1970), Simon Kuznets (1971), Kenneth J. Arrow y John R. Hicks (1972), Wassily W. Leontief (1973), Gunnar Myrdal y Friedrich von Hayek (1974), Leónidas Kantorovich y Tjaling C. Koopmans (19.75), Milton Friedman (1976), James Meade y Bertil Ohlin (1977), Herbert A. Simon (1978), Theodore Schultzy Arthur Lewis (1979) y Lawrence Klein (1980).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1981

Más información

  • Defensor de las políticas de pleno empleo a pesar de la inflación