Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ASESINATO DE SADAT

Dolor en el Vaticano

Juan Pablo II expresó ayer su profundo dolor al conocer la noticia de la muerte del presidente Anuar el Sadat, que le fue comunicada en su residencia de Castelgandolfo. El Papa se retlró después para rezar. La Santa Sede no ha difundido hasta ahora nínguna reaccción oficial al asesinato.El atentado le fue comunicado por el sustituto de la Secretaría de Estado, arzobispo Eduardo Martínez Somalo. Precisamente hace exactamente veinte días el Papa había recibido en audiencia privada al ministro de Asuntos Exteriores de Sadat, que le entregó un mensaje personal del presidente asesinado. Entre otras cosas, Sadat invitaba oficialmente al papa Wojtyla para la inauguración, en diciembre, de un santuario sobre el monte Sinaí, que Sadat deseaba dedicar a las tres grandes religiones de Oriente Próximo como intento de reconciliación: la islámica, la cristiana y la hebraica.

En fuentes vaticanas se afirmó ayer que, a pesar de esta invitación, difícilmente el Papa habría ido a Egipto por el momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 1981