_
_
_
_

Riesgo de infección en los quirófanos de la Concepción a causa de las obras que en ellos se realizan

Las obras de reforma que se realizan en los quirófanos de la clínica de la Concepción, de Madrid, desde hace algunas semanas pueden estar comportando elevados riesgos de infección entre los pacientes que son intervenidos quirúrgicamente en estos departamentos, toda vez que el servicio sigue funcionando con normalidad. Al menos cuatro enfermos podrían haber fallecido durante los procesos posoperatorios presuntamente por esta causa, según fuentes de los trabajadores de la clínica. El número de muertes en este tipo de procesos durante el pasado mes de agosto fue sensiblemente superior al registrado en meses anteriores. El director en funciones del centro, doctor Merchante, aseguró, no obstante, que "no existe un peligro de infección ni mayor ni menor que en otros hospitales de Madrid".

JULIO SIERRAQue el nivel sanitario de la clínica fue bajo lo indica que incluso se llegó a matar una rata en la misma zona de quirófanos. El animal fue muerto a golpes por uno de los enfermeros. A raíz de iniciarse las obras, a principio del mes de agosto, el personal del departamento se mostró contrario a continuar su labor, a la vista de las condiciones sanitarias de las instalaciones. El responsable del servicio, doctor Gregorio Rábago, escribió en una pizarra de la sección de quirófanos una nota en la que se comunicaba que sólo se atenderían los casos de operaciones urgentes. Esta nota fue borrada violentamente, al parecer por el director de la clínica, doctor José Periánez Carro, que ordenó por escrito la reanudación de las intervenciones según los programas previstos. Cirujanos y anestesistas insistieron a su vez en la improcedencia de una utilización normal de los quirófanos, debido al grave riesgo de infecciones que se presumía.

En demanda de que se tuviese en cuenta esta situación remitieron sendas cartas al director del centro. Dos días después, el doctor Periánez convocaba al personal de quirófanos y les conminaba a que se reintegrasen a sus puestos y normalizasen su trabajo.

Incidencia de procesos infecciosos

Según se ha informado a este periódico en la clínica, durante el mes de agosto se observó una elevada incidencia de infecciones en operaciones de tórax. Se estima que al menos tres pacientes de operaciones de pulmón y uno de corazón murieron como consecuencia de infecciones, circunstancia esta que no es frecuente con la misma incidencia en casos de intervenciones en quirófanos estériles. También se ha hecho notar que la mayoría de cesáreas practicadas a mujeres parturientas durante el mismo mes también concluyeron en un proceso similar, aunque no consta que se hayan producido fallecimientos por esta causa. Posteriormente, la dirección decidió que se procediese a formolizar cada día uno de los cuatro quirófanos disponibles por el momento. Para ello las instalaciones quedan clausuradas durante veinticuatro horas y luego se utilizan tres días consecutivos. La operación se hace con carácter rotatorio. A partir de la puesta en práctica de esta desinfección con formol no se tiene noticia de que se hayan producido nuevas muertes por causa viral o bacterial, aunque todavía el pasado martes un médico se negó a intervenir a un paciente por falta de garantías sanitarias para una operación de válvula mitral. Según se ha confirmado a este diario, en la actualidad algunos pacientes son enviados a otras clínicas con el fin de que se les intervenga en condiciones más seguras.

Puestos al habla con el subdirector de la clínica, el doctor Merchante -el director está ausente por vacaciones-, éste ha calificado de "mentira" cualquier noticia sobre una incidencia infecciosa aguda y ha concretado que en la Clínica de la Concepción "no existe ni una infección mayor o menor que en otros centros médicos". Según el doctor Merchante, el hecho de que se haya restringido el número de operaciones se debe a que por imperativo de las obras de reforma de los quirófanos no se dispone de suficiente espacio, ya que cerca de la mitad de las salas de operaciones disponibles se encuentran en obras. Según el subdirector, el efecto de la formolización perdura durante los cuatro días consecutivos en que se utiliza cada sala.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Hace aproximadamente cuatro años, al menos cinco pacientes murieron consecutivamente en la misma clínica tras ser intervenidos sin las debidas garantías de asepsia. La causa de estas muertes, según fuentes del hospital, fue la utilización indebida de una conexión de catéter empleada en la medición de la presión arterial de los pacientes. Esta pieza, infectada por serratias, una bacteria dificil de combatir cuando el receptor ha estado sometido a una reciente operación, no fue tratada convenientemente después de cada operación, antes de aplicar el catéter al enfermo siguiente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_