Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meneres Pimentel aparece como el posible sucesor de Balsemâo

En el ambiente agitado que rodea la reunión del Consejo Nacional del Partido Social Demócrata (PSD), que deberá elegir al sustituto de Francisco Pinto Balsem5o, el nombre de José Manuel Meneres Sampaio Pimentel aparece como una solución posible si el primer ministro dimisionario mantiene su decisión de no regresar a la jefatura del Gobierno.Descartado el triunfo del candidato de los críticos, y para evitar entrar en un callejón sin salida, la comisión política, favorable casi unánimemente (quince de los dieciséis miembros) a Balsemáo, podría nombrar a Meneres Pimentel, actual ministro de Justicia y uno de los más firmes apoyos de Balsemáo en su combate contra los críticos, para presidir el Gobierno hasta que concluya la revisión constitucional y se celebre, en febrero de 1982, el congreso del Partido Social Demócrata.

Meneres Pimentel reúne casi todas las condiciones enumeradas por Helena Roseta y su grupo, con la, única excepción, de no haber sido miembro del Gobierno de Sa Carneiro. En cambio, este abogado de 52 años, que se define a si mismo como un hombre equilibrado y sereno, tiene a su favor el importante papel desarrollado en la resolución de una grave crisis del PSD en vida de Sa Carneiro.

Cuando la oposición interna, que era encabezada por los futuros disidentes y fundadores de la Acción Social Demócrata Independendiente, llevó a Sa Carneiro a abandonar estrepitosamente la dirección del partido para preparar su contraofensiva, fue Meneres Pimentel quien se encargó de mantener la unidad del partido.

Hombre disciplinado, de convicciones personales muy firmes, que supo siempre mantenerse ajeno a polémicas públicas, Meneres Pimentel no se mezcló en las luchas internas que dominaron el nombramiento de Balsemáo en el último congreso del PSD. Por no haber querido figurar en ninguna lista no es actualmente miembro de la Comisión Nacional del Consejo Nacional, pero tampoco vaciló en participar en el Gobierno Balsemáo.

En la actual crisis que atraviesan el PSD y la coalición Alianza Democrática, Meneres es partidario de una solución negociada, sin humillaciones, y de que se respeten los principios fundacionales y el liderazgo socialdemócrata dentro de Alianza Democrática, aunque admita "concesiones concretas a los aliados en puntos no esenciales". Meneres Pimentel defiende también el respeto democrático de todos los resultados electorales, incluido el de las presidenciales, y se dice convencido de que el general Eanes no estará tentado de intervenir en la esfera de acción del Gobierno y del Parlamérito si la mayoría cumple con sus obligaciones de dar al país una dirección firme y estable.

En declaraciones realizadas al semanario O Jornal, el presidente Eanes acaba de declarar su inteilción de no intervenir en la prescrite crisis gubernamental. "El tiempo de los Gobiernos de iniciativa presidencial está definitivamente acabado", afirma Eanes. Si la mayoría se revelase definitivamente incapaz de resolver la crisis por sus propios medios, el jefe del Estado, como último recurso, convocaría elecciones generales anticipadas, que Eanes no considera "totalmente improbables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de agosto de 1981