Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abastos asegura que los asentadores quieren impedir su traslado a Mercamadrid

«Los mayoristas del Mercado Central de Frutas y Verduras han arbitrado fondos de más de cincuenta millones de pesetas para entorpecer el traslado a Mercamadrid. Si fuera para su defensa jurídica, me parecería una cifra excesiva, pero desconozco con precisión cuál ha sido o va a ser la actuación de estos mayoristas», afirmó ayer el concejal encargado de Abastos, Luis Rufilanchas, en una conferencia de Prensa convocada para puntualizar las declaraciones efectuadas dos días antes por los asentadores de frutas y verduras (véase EL PAIS del jueves).

Por su parte, el asesor jurídico de los asentadores, Fernando Albero, manifestó a este periódico que las declaraciones de Luis Rufilanchas podían ser materia de querella y negó en redondo la existencia de la mencionada cuenta bancaria. «Los únicos gastos que hay son los de mi minuta y la del notario, además de algunas comidas».Luis Rufilanchas explicó, durante la conferencia informativa, que el expediente de municipalización de Mercamadrid (cuya aprobación, prevista para el próximo lunes, ha sido aplazada hasta septiembre, a petición del grupo de concejales comunistas, por necesitar tiempo para los preparativos de su congreso), supondrá la transformación de la situación de los asentadores de los mercados centrales y se terminará con la especulación que se produce en algunos puestos.

«La situación que ofrece Mercamadrid es infinitamente mejor que la de los actuales mercados centrales», prosiguió Luis Rufilanchas, «porque las instalaciones de Legazpi tienen casi cincuenta años. Está claro que esa no es la causa de su disconformidad. Respecto a lo que afirman de que las nuevas tarifas pueden suponer la ruina de muchos de ellos, tengo que volver a repetir que ahora están pagando 9.000 pesetas de alquiler al mes, más 45 céntimos por kilo comercializado. En Mercamadrid tendrán que abonar 135.000 pesetas. Me consta que la diferencia es mínima y que, desde luego, no va a arruinara nadie».

El concejal de Abastos afirmó que puede que algunos asentadores estén preocupados porque el expediente de municipalización va a poner fin a la especulación. En este sentido, aseguró que la especulación con algunos puestos ha llegado al extremo de que por el traspaso de un determinado puesto se han llegado a pagar cantidades por encima de los veinte millones de pesetas.

Como ejemplo de la afirmación que acababa de realizar, el concejal se refirió a un punto del orden del día aprobado en la comisión permanente celebrada antes de la conferencia de Prensa. Según este expediente, un puesto de unos sesenta metros cuadrados situado en el Mercado Central de Pescados había quedado sin titular tras el fallecimiento del mismo. Pasados cuatro años sin que sus familiares hicieran ninguna clase de reclamación, el puesto había sido traspasado por los propios herederos a Javier Sensat, quien, según Luis Rufilanchas, había pagado veintidós millones de pesetas por el traspaso. La comisión permanente de ayer rechazó el recurso presentado por la viuda del titular inicial y dejó sin efecto la cesión de la titularidad.

El concejal de Abastos concluyó asegurando que en noviembre empezará a funcionar el Mercado de Frutas y Verduras, y un mes después lo hará el de Pescados. «No sólo es un traslado y una adecuación física de los mercados centrales, sino que Mercamadrid va a suponer una reforma a fondo del sistema de distribución mayorista de Madrid, así como la estabilidad de los precios, estableciendo la libre competencia y eliminando las actuaciones monopolistas. Se terminarán los horarios restringidos y la actividad se prolongará durante las veinticuatro horas del día. Tenemos también previsto atraer canales alternativos de distribución, e incluso la comercialización de productos. Es más, si Mercamadrid entiende que hay, una buena oferta para convertirse en empresa comercializadora de productos, no dudamos en hacerlo, porque el objetivo último es hacer rentables Ias instalaciones, sin que se vean afectados los precios de los productos comercializados».

Seguridad total en las instalaciones

Otra de las acusaciones formuladas por los asentadores apuntaba a la falta de seguridad de los terrenos en que han sido levantados los nuevos mercados. Francisco Sola, director de Mercamadrid, aseguró que no hay ninguna clase de problema de inseguridad en las instalaciones, ya que se han tomado todas las medidas y controles necesarios para que los resquebrajamientos producidos en las primeras construcciones no vuelvan a producirse. El señor Sola reconoció que las medidas adoptadas para garantizar la solidez de la construcción habían sido caras, pero que se habían conseguido unas garantías totales.José Luis Martín Palacín, concejal de Circulación y Transportes, intervino para asegurar que, de forma inmediata, se realizarán una serie de mejoras viales para facilitar los accesos. Algunas de estas obras consisten en el ensanchamiento en trece metros de parte de la carretera de San Martín de la Vega, instalación de un pontón sobre el río Manzanares en la carretera de Villaverde a Vallecas y la terminación del nudo de enlace del cuarto cinturón entre la autopista de Valencia y Mercamadrid.

Martín Palacín anuncio que se va a construir en los terrenos de Mercamadrid un estacionamiento con capacidad para 510 camiones, que servirá como centro piloto de contratación de carga y con el que se espera terminar con dos canales clandestinos y mafiosos que operan en este sector».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de julio de 1981

Más información

  • El concejal afirma que disponen de 50 millones para ese fin