La reforma socialista

( ...) Será la reforma. Pero una reforma moderada, limitada, llena de precauciones. Mauroy evoca 1936 y 1944. Querría hacer lo mismo, tiene tres o cuatro veces más tiempo ante él. Sin embargo, nos anuncia muy poco ( ... )Nadie ha oído al primer ministro apelar a una movilización, cualquiera que sea aquella. Un poco de emoción, pero no mucha. El nuevo poder parece que no guarda relación con los entusiasmos emotivos que han acompañado todos los grandes momentos de la acción socialista a través de los siglos.

El socialismo, con los colores de los años ochenta, salda sus cuentas con sus deseos de la adolescencia, realizando algunas nacionalizaciones fetiches, y conserva un recuerdo afectuoso para sus sueños de infancia al devolverles la vida a las comunas.

En cuanto a lo demás, se prepara a esperar las dificultades que se presienten. ( ... )

, 10 de julio

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de julio de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50