Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de orquesta, López Cobos, premio Príncipe de Asturias a las Artes

El jurado valora su proyección internacional en la música sinfónica y la ópera

El director de orquesta Jesús López Cobos ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias 1981 alas Artes. El jurado, presidido por el sacerdote musicólogo Federico Sopeña, después de valorar al máximo el número y la categoría de los artistas plásticos, se inclinó, tras largas e intensas discusiones, por el músico, a causa de que «entre las propuestas presentadas era la más significativa y relevante, la de mayor proyección nacional e internacional», según el acta dada a conocer ayer en el hotel de la Reconquista, de Oviedo.

López Cobos, que anoche llegó a Asturias para pasar unos días de descanso, había sido propuesto por la Sociedad Filarmónica, la Capilla Polifónica y la Escolanía de San Salvador, todas ellas de Oviedo, y a la petición se había adherido (fervorosamente) la Orquesta Nacional de España.El padre Sopeña declaró, una vez leída el acta de la concesión, que «la adhesión unánime de los ciento y pico componentes de la Orquesta Nacional me sorprendió gratamente, porque no es fácil que tantos músicos se pongan de acuerdo». También dijo que «este premio quisimos apartarlo un poco de los, oficiales, a los que se accede casi por escalafón, y darle esa orientación de acuciante actualidad que tan pocas veces se tiene en cuenta. Desearíamos que López Cobos pudiera compatibilizar su brillante carrera internacional con el trabajo en el interior, concretamente en la Orquesta Nacional».

Finalmente añadió que «la concesión ha sido por unanimidad del jurado, pero. tengo que advertir que después de una enriquecedora discusión en la que pasamos repaso a todo el panorama artístico. Primero decidimos delimitar los campos y nos concretamos en la pintura y la música. Luego valoramos intensamente los más cualificados representantes de cada uno de ellos y nos inclinamos por López Cobos porque nos parecía el momento más oportuno para otorgarle el premio. Pero que quede bien claro que no hubo cacicada por mi parte, ya que era. el único representante de la música en el jurado y, por mi edad, el presidente. No niego que las deliberaciones fueron duras, pero siempre corteses y cordiales. El fallo fue muy elaborado, eso que no lo dude nadie».

Formaban el jurado, además del padre Sopeña, el arquitecto Miguel Fisac; el catedrático de Arte Jesús María Caamaño; el vicerrector de la Complutense, Antonio Bonet Correa; el pintor, Orlando Pelayo; el historiador, José Gudiol; el director de la Caja de Ahorros de Asturias, José Ramón Fernández Cuevas, y como secretario, el notario ovetense José Antonio Caicoya.

Las razones por las que se concedió la distinción, que está dotada con un millón de pesetas, un diploma acreditativo y una estatuilla realizada por Joan Miró, y que consta en el acta del jurado, son las siguientes: «El intérprete de categoría es, en su línea estética, creador. La figura de Jesús López Cobos aparece destacada de forma singular. Su edad, edad de juventud haciéndose madurez; su destacadísima colocación en el panorama europeo de la música sinfónica y de la ópera, le hacen merecedor de este premio ».

Más adelante, en la misma acta, añade: «Se estima también en su justo valor la experiencia y el éxito del premiado como director de ópera, experiencia unida además a un serio trabajo de investigación, méritos que coinciden con la creciente afición al género lírico y con la anunciada perspectiva de la acomodación para dicho género del teatro Real de Madrid. Los estudios universitarios del premiado, sus trabajos de muy fina calidad intelectual se añaden lógicamente a las anteriores motivaciones.

Jesús López Cobos nació en Toro (Zamora) en 1940. Realizó sus estudios musicales en Málaga y Madrid, junto con los de Filosofía y Letras. Inició su carrera como director de grupos corales, y en 1966 cursó estudios de dirección en Viena y Nueva York. A partir de 1969 dirige conciertos y óperas. Ha dirigido los teatros de la ópera de Berlín, Hamburgo, Munich y Colonia, y es director asociado de la Filarmónica de Londres, Los Angeles y la Nacional de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de julio de 1981