Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escultor Ramón Muriedas presenta su obra en Budapest

El escultor español Ramón Muriedas, de 42 años, expone actualmente en el museo Mucsarnok, de Budapest, una antológica de su obra, conocida en la capital húngara porque en 1975 obtuvo uno de los premios de la Bienal Internacional de Escultura que allí se celebra, y en la que han sido distinguidos también en otras ocasiones los artistas españoles Pablo errano, Martín Chirino y José Luis Sánchez.El museo Mucsarnok pertenece a lo que en España podría llamarse la Dirección General de Bellas Artes. La crítica húngara y la que en Budapest ejerce su trabajo para otros países ha destacado en Muriedas su asimilación a la historla de escultura moderna y han citado a Glacometti como una de las figuras que le preceden en el estilo.

Csorba Geza, director del museo de Arte Húngaro y crítico de arte, pronunció las palabras inaugurales de la exposición de Muriedas. Dijo que en la obra de este artista español destaca su poder para apropiarse de la experiencia clásica de la escultura europea, que asegura «la unidad perfecta y siempre actual de la composición (o sea, el espacio), de la moldura (o sea, el material), y de la emoción (o sea, la plenitud sentimental) en sus estatutas».

La familia, la amistad y el amor, que son los temas básicos de la escultura de Muriedas, son el reflejo de la armonía en que confluyen las obsesiones estéticas de este autor, dijo Geza. Para él, «la unidad sintética e incomparable de sueño y fantasía, de ilusión y realidad», son las determinantes del escultor, cuyo estilo ha sido situado entre Antonio López García y Julio López Hernández, en la zona del hiperrealismo español. Geza prefirió relacionarlo con el método de Giacometti, para quien «la estatua no es objeto, sino examen ».

El embajador de España en Budapest, Pedro de Churruca, asistió a la inauguración de esta muestra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 1981