Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diecisiete meses de discusión legislativa

Tras casi dos años de múltiples borradores, el proyecto de ley de divorcio, cuya presentación a las Cortes estaba prevista para finales de octubre de 1979, según el calendario legislativo, fue finalmente aprobado por el Consejo de Ministros del 25 de enero de 1980, en el marco de un proyecto de ley de reforma del Código Civil en materia de matrimonio, siendo ministro de Justicia el actual titular de la cartera de Cultura, Iñigo Cavero.Con más de trescientas enmiendas, ocho de ellas a la totalidad, suscritas por la oposición y un diputado de UCD, Manuel Díaz-Pinés, comenzó la discusión del proyecto en la Comisión de Justicia del Congreso, en el mes de junio del pasado año, tras el debate de la moción de censura contra el Gobierno Suárez. Tras. las vacaciones parlamentarias y con un nuevo titular en la cartera de Justicia, fue Francisco Fernández Ordóñez quien anunció un procedimiento judicial ágil y la separación por mutuo consenso, medidas no incluidas en el proyecto Cavero, se emprendió la negociación en las Cortes con una nueva filosofía.

El mutuo consenso, el papel del juez en la obtención del divorcio y el matrimonio eclesiástico se pueden citar como los temas más polémicos que han ido resurgiendo una y otra vez a lo largo de la discusión en las distintas etapas de las Cortes.

El proyecto fue dictaminado por la Comisión del Congreso, en el mes de diciembre del pasado año, y pasó a la discusión del Pleno, que lo aprobó en el mes de abril. El paso por la Cámara alta supuso una serie de modificaciones al texto con respecto a lo aprobado en el Congreso, por lo cual ha tenido que volver al Pleno del Congreso para su aprobación definitiva.

La ofensiva de la Iglesia católica en contra de la regulación del divorcio, con la publicación de numerosas pastorales y documentos, así como las fuertes tensiones y discrepancias en el seno del Grupo Parlamentario Centrista, principalmente entre los sectores socialdemócrata y democristiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1981