Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro presuntos "grapo", muertos en enfrentamientos con la Guardia Civil

Cuatro presuntos miembros de la organización terrorista GRAPO (Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre) resultaron muertos ayer por la Guardia Civil en las cercanías del pequeño municipio de Les Lloses (ochocientos habitantes), en la comarca del Ripollés, en la zona de la provincia de Gerona lindante con la de Barcelona. Un guardia civil resultó herido por una bala que le penetró en el cuerpo por el costado derecho, a la altura del riñón, en el tiroteo registrado en el cuartelillo en el que se trataba de identificar a dos de los presuntos terroristas. Su estado no inspiraba gravedad anoche.

Los muertos son Albino Gabriel López y María Dolores Castro Saa, en un primer encuentro, y Francisco Roberto Liñeira y Antonio Cabeza Deya, posteriormente. La mujer era considerada en fuentes oficiales compañera de Liñeira. Su muerte y la de Albino Gabriel se produjeron en el cuartelillo de la Benemérita de la pequeña colonia textil de La Farga de Bebié, agregada al municipio de Les Lloses.Ambos habían entrado en un hostal del lugar para comprar tabaco y cervezas, y preguntaron por los horarios de trenes. El responsable del hostal les preguntó en qué dirección querían tomar el tren, a lo que la pareja contestó que les daba igual, mostrando un desconocimiento real del lugar en que se encontraban.Estos detalles resultaron sospechosos a la Guardia Civil que prestaba servicio en el apeadero del tren. Un cabo y un número del Instituto condujeron por ello a la pareja al cuartel para su identificación. Los miembros de los GRAPO, según fuentes oficiales, sacaron, dentro de la dependencia, sus armas e hicieron fuego sobre los guardias, alcanzando en el vientre a uno de ellos. Un tercer guardia civil repelió los disparos, causándoles la muerte.

Los dos jóvenes quedaron tendidos en el suelo. La chica, boca abajo, sostenía en su mano una pistola, según manifestó a este diario el alcalde de la localidad vecina de Montesquiú, que al enterarse del suceso acudió al lugar por si podía prestar algún tipo de ayuda. Según este testimonio, el otro presunto terrorista se hallaba tendido debajo de una mesa del cuartel.

Una nota hecha pública por la Guardia Civil anoche precisó que la joven escondía su pistola en una gorra de visera con que cubría su cabeza, mientras el varón la tenía oculta en la pierna. Las armas eran dos pistolas, una, marca Llama, y otra, marca Star.

En el enfrentamiento, el agente que les había detenido, Juan Martínez Pérez, recibió un disparo en la cintura que penetró por el costado izquierdo. No fue intervenido quirúrgicamente hasta las 22.15 horas, debido a que en la clínica de Campdevanol, localidad próxima adonde fue trasladado, se consideró preferible esperar la llegada de un, equipo de cirujanos de Barcelona, especialistas en intervenciones urológicas, porque la bala había afectado a uno de los riñones. Tras la operación se informó que su estado era satisfactorio, dentro de la gravedad.

Los otros dos miembros de los GRAPO fueron encontrados, horas después de las primeras detenciones, en el lugar denominado La Riera de Fogonella, a un kilómetro de La Farga, durante una de las varias batidas organizadas por la Guardia Civil ante la sospecha de que en la zona podía haber más terroristas.

A las siete de la tarde, un grupo de miembros de la Benemérita vio una tienda de campaña en el lugar citado y se aproximó a la misma con intención de identificar a sus ocupantes. Siempre según fuentes ofíciales, éstos salieron disparan do, acción que fue repelida por la Guardia Civil, resultando muertos los dos presuntos terroristas, que fueron identificados como Francisco Roberto Liñeira y Antonio Cabeza Deya. Se les ocuparon dos pistolas y un revólver.

Pasa a página 11

Intensa colaboración ciudadana en la captura de los cuatro "grapo", según la Guardia Civil

Viene de primera páginaSegún la nota oficial de la Guardia Civil, el encuentro de los cuatro presuntos terroristas se produjo gracias a una amplia operación policial montada tras el enfrentamiento que el martes día 16 se produjo en Barcelona entre miembros del Cuerpo Superior de Policía y Roberto Liñeira, que logró huir, herido. Asimismo, la nota resalta que, desde el mismo momento de los sucesos del martes, «se repitieron en diferentes establecimientos de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado colaboraciones de ciudadanos», que aportaron datos que permitieron centrar la búsqueda en la zona de Vich.

María Dolores Castro Saa era la única mujer armada que quedaba en la organización terrorista. Ayer portaba documentación falsa a nombre de María Teresa Albacete Pérez. Estaba presuntamente implicada en varios atracos, entre ellos el producido el pasado día 3 en Valencia, en una sucursal del Banco de Santander, en el que resultaron heridos dos policías nacionales.

En el mismo atraco habría participado Albino Gabriel López a quien además se acusa de ser responsable, junto a Liñeira. del asesinato del sargento de la Guardia Civil Justiniano Fernández y del guardia Francisco Montenegro, en Barcelona, el pasado día 4 de mayo. Liñeiro sería presunto responsable, asimismo, del asesinato del general Briz Armengol y el soldado conductor de su automóvil, hecho ocurrido en Barcelona el pasado mes de septiembre. Antonio Cabezas sería partícipe en varios atracos, que la nota oficial no especifica.

Nueve grapo muertos por la policía

Con los cuatro muertos de ayer son nueve los miembros de los GRAPO muertos por las fuerzas de seguridad en el curso de los dos últimos años, y otros dos en circunstancias no aclaradas. Juan Carlos Delgado de Codes, uno de los dirigentes d e los GRAPO más buscados por la policía, resultó muerto el 20 de abril de 1979 en la plaza de Lavapiés, de Madrid, por agentes de la Brigada de Información, entonces dirigida por el comisario Conesa. A raíz de este hecho se habló de la rivalidad y desconexión existente entre los distintos grupos policiales, ya que Delgado de Codes estaba siendo seguido por hombres del entonces jefe superior de Policía de Madrid, Francisco de Asís Pastor.

El 26 de mayo del mismo año, dos presuntos miembros de los GRAPO, Raúl Calero y María del Carmen López Sánchez, resultaron muertos por la Guardia Civil en un enfrentamiento con miembros de este cuerpo, ocurrido en un control de carreteras en la provincia de Teruel. Por otra parte, dos supuestos miembros de los GRAPO, Francisco Martín Izaguirre y Aurello Fernández. Cario, fueron asesinados en la región parisiense el 28 y 29 de junio del mismo año 1979. Las versiones sobre el suceso apuntaron a los servicios paralelos.

El día 15 de agosto de 1979, funcionarios del Cuerpo Superior de Policía dieron muerte, en un enfrentamiento armado, a uno de los once grapo más buscados por la Seguridad del Estado, Pedro Tabanera López. El hecho ocurrió en la estación de ferrocarril de El Escorial.

Abelardo Collazo Araújo, destacado dirigente de los GRAPO desde su creación y uno de los hombres más buscados por la policía española, fue muerto por disparos de la policía el 29 de agosto de 1980, en el barrio de Cuatro Caminos, de Madrid, cuando era seguido en unión de otro miembro del grupo, José Luís Fernández, que resultó gravemente herido.

Mención aparte merece el caso de José España Vivas, presunto grapo muerto el 6 de septiembre de 1980 en las dependencias de la Dirección de la Seguridad del Estado, cuando estaba siendo interrogado por la Brigada Central de Información.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de junio de 1981

Más información