Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

El profesor Jiménez Losantos, herido en un atentado

El profesor Federico Jiménez Losantos fue agredido en la madrugada de ayer por dos individuos que le dispararon un tiro de pistola en una pierna, tras atarle y amordazarle en un descampado de Esplugues de Llobregat (Barcelona). Jiménez Losantos es uno de los promotores de la elaboración del llamado Manifiesto de los dos mil trescientos, en el que se denunciaban supuestas discriminaciones de la lengua castellana en Cataluña.

Los agresores, antes de herir al citado profesor, hicieron referencia a este hecho, al tiempo que le manifestaron que por esta vez se trataba únicamente de una advertencia y que le iban «a dejar un recuerdo». El atentado fue reivindicado por Terra Lliure, grupo armado que se autodefine como independentista y ecologista. Este grupo, del que se tienen escasas referencias, se ha declarado autor de diversos atentados contra instalaciones de diversas compañías eléctricas.El profesor Jiménez Losantos da clase de lengua y literatura castellana en el Instituto Nacional de Enseñanza Media número uno, de Santa Coloma de Gramanet. Cuando se disponía a aparcar el coche en el que viajaba junto a una profesora -un Renault-8 blanco-, en la confluencia de las calles de Guillermo Tell y del Príncipe de Asturias, en el barrio barcelonés de Gracia, dos individuos les amenazaron con sendas pistolas provistas de silenciador y les hicieron tomar la dirección de Esplugues de Llobregat.

A la altura de la urbanización Ciudad Diagonal, junto a unas pistas de motocross, les hicieron descender del coche y los condujeron a un descampado. Jiménez Losantos y la chica que le acompañaba fueron atados y amordazados, por separado, en unos algarrobos. Uno de los dos individuos requirió la documentación a Jiménez Losantos y se cercioró de su identidad, preguntándole si era él uno de los que encabezaban el Manifiesto de los dos mil trescientos, a lo que Jiménez Losantos respondió afirmativamente.

A continuación, y tras manifestarle que le iban «a dejar un recuerdo», le disparó un tiro en la pierna, encima de la rodilla. Seguidamente, los agresores, que actuaron a cara descubierta, huyeron del lugar.

Poco después, la profesora logró desatarse y conducir al herido hasta la carretera. Un coche Zeta de la policía que patrullaba por la zona los recogió y condujo al herido al hospital clínico Provincial. Jiménez Losantos presentaba una herida en la pierna, con orificio de entrada y salida, causado por un proyectil de 9 milímetros Parabellum. Le fue escayolada la pierna y se le recomendó reposo.

Según declararía después a la policía el propio Jiménez Losantos, los dos individuos parecían universitarios y sólo uno de ellos tomó la palabra, hablando en catalán e intercalando algunas palabras en castellano. Jiménez Losantos no reconoció a sus agresores de entre las fotografías que la policía barcelonesa le mostró en la mañana de ayer.

El Consejo Ejecutivo de la Generalidad hizo público un comunicado condenando rotundamente la agresión e instando al pueblo catalán a que rechace toda clase de actos de este tipo. También el PSC-PSOE y el PSUC hicieron públicos comunicados de condena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1981