Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación judicial sobre la muerte de tres jóvenes por la Guardia Civil llegará hasta el final

El ministro de Justicia, Francisco Fernández Ordóñez, ofreció ayer garantías a una representación del Grupo Parlamentario Comunista de que la investigación judicial que se sigue sobre la muerte de tres jóvenes santanderinos por la Guardia Civil llegará hasta el final y serán esclarecidos los hechos. La preocupación del Grupo Parlamentario Comunista, que está dispuesto a solicitar una comisión de encuesta en el Congreso, se centra ahora en la investigación interna a que se ha comprometido el ministro del Interior, en base a la investigación abierta por la propia Dirección General de la Guardia Civil.

En este sentido, el Grupo Parlamentario Comunista se entrevistará hoy con el ministro del Interior para conocer, transcurridos ocho días de ocurridos los hechos, el resultado actual de dicha investigación. «Nos preocupa el poder oculto que parece existir en el Ministerio del Interior, que puede estar interesado en dificultar el esclarecimiento de los hechos, en unos momentos en los que todos los partidos políticos y fuerzas sociales se muestran unánimes en apoyar la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado en la lucha contra el terrorismo».De otra parte, el juez encargado del caso interrogó ayer por espacio de ocho horas a un guardia civil, citado como testigo de los hechos. La declaración comenzó a las nueve de la mañana y terminó -tras un breve paréntesis para almorzar, a las siete de la tarde. Tras una corta pausa, continuaron los interrogatorios a otro guardia civil. Hasta ahora, le han sido tomadas declaraciones a cuatro miembros del cuerpo, y es muy posible que el número total que comparecerá ante el juez como testigos alcance la cifra de once. La Dirección General de la Guardia Civil cuenta con el abogado almeriense Fulgencio Pérez Dobón, según informa Pedro M. de la Cruz desde Almería.

En fuentes del despacho de Pérez Dobón se ha informado a EL PAIS que Juan Mañas, Luis Cobos y Luis Montero fueron detenidos en la noche del sábado 9 de mayo, en Roquetas de Mar, por seis números de la Guardia Civil, y en el traslado en el que se produjeron las muertes participaron once. Según estas mismas fuentes, la conducción se realizó de la siguiente forma: abría la marcha un vehículo de la Guardia Civil, en el que iban tres números; a continuación marchaba el coche marca Ford Fiesta en el que viajaban los tres fallecidos y dos guardias civiles, y detrás circulaban otros dos vehículos del cuerpo, con tres números cada uno.El ministro del Interior, por su parte, responderá a la pregunta que el Grupo Socialista ha presentado en relación con el citado suceso en la reunión de la Comisión de Interior del Congreso, convocada para la mañana del próximo jueves.

A propósito de las declaraciones de Rosón, en las que afirmó que los tres jóvenes muertos por la Guardia Civil no padecieron torturas, el abogado Darlo Fernández, que lleva la acusación privada en el caso, ha manifestado que «es irresponsable cualquier manifestación que se produzca sobre este tema, venga de la fuente que venga, porque en definitiva será el tribunal quien emita el veredicto final».

Si las declaraciones de Rosón son ciertas, el abogado de las víctimas las considera «inoportunas, cuando es sabido que esta materia está reservada a una investigación que actualmente se está haciendo con la mayor severidad y mayor rigor de enjuiciamiento procesal».

«Esas declaraciones», añadió Darío Fernandez, «supondrían el conocimiento del informe de los forenses, de cuyo contenido nada pueden revelar; pero si el ministro afirma eso, pienso que nada más puede ser que a través de los forenses».

La duda del abogado de los tres jóvenes santanderinos sobre la veracidad de la afirmación de Rosón se basa en el hecho de que el ministro del Interior no puede haber tenido acceso a las diligencias practicadas por vía judicial. « Puede tener un conocimiento por vía gubernativa, en lo concerniente a la actuación de la Guardia Civil».

Información tendenciosa

Finalmente, la Asociación pro Derechos Humanos de España ha dirigido una nota de protesta al ministro del Interior por la nota informativa difundida por su departamento después de ocurrir los hechos en la que se recogía la «insidiosa acusación formulada en términos vagos, pero eficaces ante la opinión pública, de que los tres jóvenes eran terroristas, según la primera versión, o delincuentes».La protesta se refiere también a la afirmación por parte del Ministerio del Interior en el sentido de que los jóvenes detenidos portaban armas, y califica de grotesca la información facilitada por el mismo departamento acerca de los hechos, en la que se aseguraba que los detenidos intentaron escapar esposados del vehículo en el que eran trasladados por la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1981

Más información

  • Según aseguró el ministro de Justicia al Grupo Parlamentario Comunista, que hoy se entrevista con Rosón