La victoria de Mitterrand

Las relaciones hispano-francesas mejorarán, según los consejeros del futuro presidente

El acceso de François Mitterrand a la Presidencia de la República mejorará sensiblemente las relaciones franco-españolas, según estiman en París los más allegados al presidente. Sólo una presión excesiva de los comunistas, de igual manera que ocurriría en la política interior, lesionaría «los deseos profundos y auténticos que nos animan de manera primordial para poner encima de la mesa, lo más rápidamente posible, todos los problemas esenciales franco-españoles del momento», según declaró a EL PAÍS una fuente socialista. Ya, desde ayer, tras el caluroso mensaje del rey Juan Carlos a Mitterrand, se estableció un contacto directo al más alto nivel, afirmaron fuentes francesas v españolas.

Más información
Giscard, cuatro años de tensión con la España democrática
El Rey y Calvo Sotelo felicitaron a Mitterrand

«Por lo que se refiere al Mercado Común», estimó el interlocutor precitado, «el contencioso es europeo y no francés, pero es cierto que una concertación entre nuestros países es esencial. Por ello, nuestro primer objetivo consiste en desmitificar el problema, analizándolo ambas partes de la manera más racional y objetiva. Y que conste que nuestra voluntad no es más que una: mejorar al máximo las relaciones franco-españolas». Habría que recordar dos datos a propósito de esta cuestión:Mitterrand siempre ha emitido tres condiciones previas a la adhesión española: la agrícola, la industrial y la regional. Su posición no se diferencia esencialmente de la giscardiana.

Rango de departamento al País Vasco francés

El problema vasco también está en la mente de los socialistas de manera preeminente: «Es una cuestión a plantear totalmente, es decir, teniendo en cuenta los dos terrorismos, el de extrema izquierda y el de extrema derecha. Es un problema complejo y hay que tratarlo francamente y como tal». Días pasados, el asesor jurídico de Mitterrand, Robert Badinter, célebre abogado francés, nos dijo: «No hay que esperar nada de Mitterrand en materia de trivialización de las extradiciones. Pero se acabará, creo yo, eso del vaivén de los vascos entre las dos fronteras». Los socialistas, por primera vez en la historia de la República, han depositado un proyecto de ley que le confiere al País Vasco francés el rango de departamento. El hecho precitado explica que los socialistas galos deseen «abordar el problema vasco de la manera más amplia y auténtica».En conjunto, «nuestra voluntad consiste en mejorar las relaciones entre los dos países. Y, dicho sea de paso, ante la delicada situación española actual, que se sepa que a nosotros nos interesa menos que a nadie un retroceso en el proceso democrático», nos confió un íntimo colaborador de Mitterrand.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS