Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Gobierno argentino devalúa el peso en un 30% frente al dólar

El ministro de Economía argentino, Lorenzo Sigaut, presentó ayer un programa económico con una drástica devaluación del peso, de un 30% aproximadamente. Además de esta devaluación, la más fuerte en los últimos seis años, el programa incluye la reducción de aranceles, la aplicación de derechos de importación y exportación y la congelación del gasto público.

La devaluación alcanza el 30,4% si se toma como punto de referencia la cotización del dólar en el día de ayer, de acuerdo con las pautas del Banco Central, y resulta del 28% si se comparan los nuevos valores con los vigentes hasta el viernes en el mercado de cambios.El Gobierno fijó en 3.050 y 3.100 pesos el precio del dólar, tipo comprador y vendedor, respectivamente, en la más alta devaluación llevada a cabo desde que, en 1975, el ministro peronista de Economía, Celestino Rodrigo, dispuso una devaluación del 100%.

Sigaut, acompañado por los otros cuatro ministros del sector económico y otros funcionarios, dijo que para compensar la devaluación se reducirá su efecto sobre los precios.

Para las carnes, cereales y derivados se gravará la exportación con un derecho del 12% para aquellos productos que no lo tenían, o reduciendo en igual proporción los reembolsos o reintegros que los beneficien.

Para el caso de los cereales, los derechos de exportación que se fijen se reducirán mensualmente, hasta llegar a cero el 1 de noviembre próximo, en el caso de la cosecha fina, y el 1 de marzo, de 1982, para la cosecha gruesa.

El ministro esbozó las «orientaciones básicas» de su programa, entre las que mencionó el aliento a la producción, corregir las «tendencias negativas» de la balanza de pagos y «retribuir la tarea de los trabajadores en consonancia con la gradual recuperación de la actividad económica y el incremento de la productividad».

Además, aludió a la implantación de un seguro de cambio, señalando la necesidad de «crear un extenso horizonte cambiante y no rígido, pero lo suficientemente orientativo para la toma de decisiones empresariales y desaliento de las actividades especulativas».

Sigaut sustituyó al frente del Ministerio de Economía a José Martínez de Hoz, después de que Roberto Viola asumiera el mando presidencial el pasado domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 1981

Más información

  • El programa económico incluye también reducción de aranceles y congelación del gasto público