Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta una placa en homenaje a Pablo Neruda en la casa donde éste vivió en Madrid

Una placa escultórica colocada en la casa donde residió Pablo Neruda hace cerca de cincuenta años, cuando era cónsul de Chile en Madrid, fue descubierta ayer por el alcalde Enrique Tierno en homenaje al premio Nobel de Literatura. «Mi casa se llamaba la Casa de las Flores», reza en el conjunto escultórico realizado por José Noja para reproducir una frase del poeta universal que figura en sus memorias, recogidas bajo el título Confieso que he vivido. La casa está situada en la esquina de Rodríguez San Pedro con Hilarión Eslava.En el acto, el alcalde resaltó la importancia de proceder a la recuperación de los rincones de Madrid que tengan alguna significación histórica, cultural o ciudadana, y manifestó que a partir de ese momento todo el que pase por el lugar recordará a Pablo Neruda o, si no lo conociera, preguntará por su persona, «hombre universal que a través de esta lápida poco corriente clamará con su poesía llana, escrita para todos, por la paz que tanto exaltó a través de sus libros».

Finalmente, Enrique Tierno hizo referencia a Madrid como capital espiritual de los 360 millones de hispanohablantes y resaltó el poder ofrecer un rincón de la ciudad en homenaje a un integrante universal de esa gran comunidad.

Como segundo acto de la jornada en homenaje al poeta chileno se celebró una reunión cultural en el Centro Cultural de la Villa, en el que participaron Rafael Alberti, María Paz Ballesteros, Luis Rosales, Félix Grande y José Luis Gómez, entre otros.

Pablo Neruda, premio Nobel de Literatura en 1971, falleció en Chile en septiembre de 1973, poco tiempo después del golpe de Estado del general Pinochet. Fue amigo de gran parte de la intelectualidad española y residió en España en los años de la II República.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 1981