Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores del CSIC mantienen una huelga desde el 8 de enero

Los trabajadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas decidieron en una nueva asamblea celebrada el pasado martes continuar la huelga indefinida que vienen manteniendo desde el día 8 de enero de este año. El paro, que afecta al personal de los centros de Madrid, Barcelona, Granada, Sevilla, Vigo, Valencia y Zaragoza, sigue motivado por la no resolución de los problemas que afectan a la política de personal del CSIC, fundamentalmente el hecho de que las retribuciones del personal superior (unos 1.200, frente a más de 4.000 técnicos y auxiliares) se vean incrementadas con unos fondos destinados a Investigación, lo que es considerado por los huelguistas como una tapadera de una situación de caos administrativo generalizado.Las secciones sindicales de CC OO y UGT apoyaron la continuación del paro, y representantes de dichos sindicatos en el CSIC declararon a EL PAÍS que el problema es mucho más grave que el simplemente retributivo, ya que lo que está en cuestión es la estructura definitiva y la propia supervivencia del Consejo. A este respecto, un portavoz de CC OO, investigador superior, aludió a las recientes declaraciones de Severo Ochoa (véase EL PAÍS del pasado 18 de febrero) significando que la propuesta de limitar la investigación prácticamente a la biología y reorganizar el CSIC a base de expulsar al personal actual y contratar por tiempo parcial a investigadores adecuados «parecía más bien una boutade fuera de tono de una persona ya mayor más que una alternativa seria a lo que debe ser la investigación en España».

El portavoz de CC OO concluyó con una apreciación global positiva del actual presidente del CSIC, Alejandro Nieto, apreciación que se contiene igualmente en el artículo publicado por dicho sindicato en el Boletín de Información del CSIC recientemente aparecido, en el que se expresa que «con el nombramiento del nuevo presidente (se refiere a Alejandro Nieto) se inicia una etapa que podría ser calificada provisionalmente de reformista y voluntarista». Sin embargo, el artículo reconoce que esas intenciones chocan con la realidad, ya que no se trabaja en el marco de un plan nacional de investigación a largo plazo, ni siquiera a medio plazo, mediante un plan trienal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 1981