Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La República Federal de Alemania es un formidable arsenal atómico occidental

La República Federal de Alemania (RFA) constituye la más densa «cortina nuclear» del mundo, con un total de 3.000 cabezas atómicas que Estados Unidos pondría a disposición de las fuerzas armadas alemanas en caso de una confrontación con el este europeo. Por primera vez, una publicación de la RFA, el semanario Stern, se ha lanzado a divulgar datos concretos sobre los efectivos nucleares acumulados en este país, tradicionalmente considerado como «potencia mediana no atómica».La aparición de este reportaje, ilustrado con fotografías de instalaciones y de armas nucleares y con un mapa en el que se sitúan los silos de armamento atómico, ha provocado una enorme reacción en los medios oficiales y en el movimiento ecologista. Según Stern, la acumulación de este tipo de efectivos en la RFA hace de este país no sólo el mayor depósito de armas atómicas, sino que además significa que Alemania Federal es, de hecho, la tercera potencia nuclear del mundo.

Esta situación se afirmará aún más una vez se instalen en este país los nuevos cohetes de mediano alcance, de procedencia norteamericana, a partir del otoño de 1984.

Pasa a página 3

La publicación del "mapa atómico" de la República Federal de Alemania causa un gran revuelo político

Viene de página primera

La Fiscalía General alemana ha iniciado una investigación sobre las revelaciones de Stern. La publicación del «mapa atómico» de la República Federal de Alemania podría considerarse como traición de secretos de Estado. Un portavoz del Ministerio de Defensa afirmó anoche que Bonn ha iniciado consultas con sus aliados. La oposición cristianodemócrata ha presentado dos interpelaciones urgentes en el Parlamento.

En la nueva etapa se desplegarán en la RFA 160 «bombas volantes» Cruise más los 108 Pershing 2 que proyectan montar los estrategas de Washington.

Siempre según la información del semanario de Hamburgo, en la RFA se hallan ya instalados los siguientes efectivos nucleares, entre otros: 108 cohetes de mediano alcance Pershing 1, más otras 72 unidades del mismo tipo que han sido entregadas a las fuerzas armadas alemanas. Los primeros se encuentran instalados en bases norteamericanas. La Bundeswehr alemana cuenta además con un complejo artillero de 120 «obuses acorazados», además de 108 aviones equipados para el transporte y lanzamiento de bombas atómicas. En la RFA existen también ya 216 rampas de lanzamiento para proyectiles Nike-Hércules.

Si a estos efectivos y a la nueva «familia» de euromisiles que se proyecta trasladar a Europa Central se añaden las bombas neutrónicas, el panorama que ofrecerá la RFA dentro de unos años no es precisamente tranquilizador, al menos para los países del Este europeo. Los cohetes de corto alcance Lance -explica Stern- tendrían como objetivo, en el caso de una confrontación, puntos situados dentro de la propia República Federal de Alemania y República Democrática Alemana, «al fin y al cabo, suelo alemán», según comentario del general Jobst von Capelle, comandante en jefe del primer cuerpo del Ejército alemán, con guarnición en Munster.

Los detalles

Estos cohetes «menores» tienen un alcance de hasta 120 kilómetros y una potencia de cuarenta kilotones (la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima por los norteamericanos en 1945 equivalía a veinte kilotones). En cuanto a los 108 Pershing 1-A disponibles, encomendados a la 56, brigada de artillería de campaña norteamericana, establecida en Suabia, esta batería es capaz de movilizar en quince minutos un potencial conjunto de 36.000 kilotones y alcanzar con los proyectiles con absoluta precisión los objetivos fijados por el mando.

Un efecto similar pueden conseguir las 512 cabezas nucleares instaladas en cuatro submarinos atómicos que habitualmente operan en aguas del mar del Norte, y cuyos cohetes pueden alcanzar gran parte del territorio soviético desde los puntos en que se encuentren fondeados.

Dieciocho aviones de cada una de las cuatro escuadrillas con que, cuenta el arma aérea aleman, están preparados para el lanzamiento de bombas atómicas, y la mitad de ellos están siempre listos para emprender el vuelo. En el caso del arma de Artillería, 120 obuses aptos para lanzar granadas nucleares también están siempre a punto para entrar en combate, y en la actualidad otra 3 secciones artilleras también están siendo adaptadas para este tipo de armas.

En la Luftwaffe, dos escuadrillas cuentan también con Pershing 1-A y la tercera parte de los cañones disponibles son aptos para lanzar cabezas nucleares. Día y noche se mantienen alerta efectivos de los tres ejércitos integrados en la Bundeswehr de la RFA, y en ciertas bases aéreas la guardia que vigila los aviones cargados permanentemente con bombas atómicas tiene la orden de disparar inmediatamente contra los intrusos.

El Gobierno federal ha reaccionado inmediatamente ante la aparición del informe, que, según un portavoz oficial, «no constituye una aguda amenaza para la seguridad del país». El Gobierno ha subrayado especialmente lo que para él es «una tendenciosa interpretación» de unos datos cuya autenticidad global no desmiente. Según el portavoz, del reportaje pretende «sembrar inquietud entre la población» y «crear una falsa impresión sobre el actual panorama de fuerzas de los dos bloques militares»: la OTAN y el Pacto de Varsovia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 1981

Más información