Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

"Gloria y malafortuna de Miguel de Cervantes"

Para el próximo mes de abril se anuncia la programación de una de las series más ambiciosas realizadas para televisión, Gloria y malafortuna de Miguel de Cervantes, título provisional de un total de nueve capítulos, cada uno de una hora de duración, en torno a la figura del autor del Quijote y su controvertida posición como intelectual crítico en la sociedad de su época.

Gloria y malafortuna de una serie cervantina podría llamarse también la larga historia de este proyecto que ha necesitado casi cinco años para tomar cuerpo, desde el nacimiento de la idea, concebida por el escritor Eugenio Martín, hasta su realización, en el término de ocho meses de rodaje, que acaban de entrar en su fase final bajo la dirección de Alfonso Ungría.Con la supervisión del académico Camilo José Cela y sobre la idea original de Eugenio Martín, un equipo de cuatro hombres de pluma -Daniel Sueiro, Isaac Montero, Eugenio Matjí y el propio Martín- dedicaron alrededor de un año a la elaboración del guión, que exigía, por la talla del personaje tratado, un trabajo profundo y pormenorizado.

«El propósito fundamental que nos guió era aproximar la personalidad de Cervantes al gran público, unos diez millones de personas que ven la televisión», explica Isaac Montero. «Al mismo tiempo, pretendimos plasmar fielmente su pensamiento como intelectual, asimilable a las corrientes erasmistas, su oposición al aparato represor de la Inquisición, y, en último término, reflejar el proceso de autoaislamiento que se inicia en España con la Contrarreforma».

«El problema consistía en articular estos elementos, de forma que resultara atractiva para el público. Había que utilizar unos esquemas narrativos capaces de captar su atención, y para ello cuidamos mucho el ritmo de la acción -limitada a seis horas-, y nos servimos de recursos anecdóticos y dramatizables, como el enigma de su lápida o la representación de la primera noticia que se tiene de la gestación del Quijote: una entrevista que Cervantes mantuvo en la cárcel con Mateo Alemán».

Una vez concluida la redacción del guión, que incorporaba la presencia de Camilo José Cela intercalada en el desarrollo del hilo dramático como comentarista de los acontecimientos, fue favo,rablemente acogido en Prado del Rey, pero permaneció congelado durante largos meses en los despachos de los directivos, mientras se producían diversos cambios en la titularidad de cargos. Recuperado por el director de programas dramáticos, tuvo que sufrir una serie de vicisitudes en el trance de ser asignado a uno u otro realizador, hasta que Alfonso Ungría fue quien, por fin. se llevó el gato al agua. Hace unos ocho meses el despliegue de medios técnicos, humanos y materiales que requería la categoría de la serie.

Para conseguir el realismo y verosimilitud máxima se han localizado los escenarios cervantinos naturales en los paisajes de Cáceres, Toledo, Arévalo, Madrid y Aranjuez, en sus calles, plazas, buhardillas, salones, iglesias, cárceles, tiendas y almacenes.

Gloria y malafortuna de Miguel de Cervantes narra la historia de sus últimos años, cuando ya el escritor es un viejo enfermo, olvidado de la fortuna, sumergido en la miseria y en la soledad. Es en este momento cuando entabla conocimiento con un joven licenciado, devoto e incondicional admirador de su obra, que decide hacer algo por mejorar las condiciones de vida del anciano. Con este objetivo emprende la elaboración de un memorial dirigido al Rey, solicitando que conceda una pensión digna al insigne autor que le permita poner fin a sus días sin problemas económicos.

Las y aventuras y desventuras di versas que atraviesa el licenciado con motivo de tal solicitud son el hilo conductor de la trama que en garza los capítulos que comprende la serie. En ella pasan y posan la galería de personajes ilustres del Siglo de Oro -Lope de Vega, Góngora, el cardenal primado, el Rey o el duque de Lerma- y el álbum familiar del propio Cervantes, personas próximas y anónimas que asistieron a su trayectoria de «gloria y malafortuna». Julián Mateos, en el papel de Cervantes, y José María Muñoz, como el licenciado, son los dos actores que encabezan el reparto, junto a una serie de profesionales seleccionados, entre los que destacan Agustín González, Imanol Arias, Manuel Alexandre, Paco Algora, Carmen Maura, Julieta Serrano y Enriqueta Carballeira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 1981