Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reagan respetará los acuerdos sobre los rehenes firmados por Carter

«El Gobierno norteamericano, de acuerdo con la ley nacional e internacional, mantendrá la aplicación de los acuerdos con Irán, aunque su ejecución será compleja y lenta», declaró el nuevo portavoz del Departamento de Estado, William Dyess. Quedaba zanjada así la polémica originada por la necesidad de respetar o incumplir, por parte del presidente Ronald Reagan, el compromiso entré Washington y Teherán, firmado en las últimas horas de la presidencia de Jimmy Carter, que concluyó, el pasado martes, con la liberación de los 52 rehenes norteamericanos.

Washington alega, sin embargo, que es necesario un «estudio profundo» de todos los pormenores del acuerdo, lo que podría suponer ciertas variantes a la hora de definir algunos aspectos, como, por ejemplo, las querellas interpuestas por empresas norteamericanas contra el Gobierno de Irán por pérdidas ocasionadas durante la revolución islámica.La emoción provocada entre la opinión pública norteamericana por las afirmaciones de los rehenes de haber sufrido «torturas físicas y morales» creó ciertas reservas entre el equipo del presidente en torno a la necesidad de respetar o no lo que, en varias ocasiones, Reagan definió como un «rescate» de «prisioneros de guerra».

El temor a que una nueva escalada de tensión entre Teherán y Washington pudiera ser aprovechada por las fracciones prosoviéticas de la vida política iraní -en una zona estratégica como el golfo Pérsico- es el factor que habría inducido al nuevo presidente, Ronald Reagan, a respetar el acuerdo firmado por su predecesor.

«Si ellos han sido unos bárbaros, nosotros debemos demostrar lo contrario», dijo el ex vicepresidente Walter Mondale a su salida de la Casa Blanca, donde entregó ayer un informe del ex presidente Carter a Reagan sobre la visita de aquél al hospital militar de Wiesbaden, donde dialogó y abrazó a cada uno de los 52 rehenes.

Mondale insistió ante la Prensa que Estados Unidos «no ha pagado ni un solo céntimo de rescate», y definió como « importante para nuestros propios intereses» e cumplimiento del acuerdo EE UU Irán. Su incumplimiento, según Mondale, «nos situaría al mismo nivel que Irán. Tenemos doscientos años de historia de respeto de la ley internacional».

"Atrocidades"

Jimmy Carter, por su parte, dijo a su regreso a Plains (Georgia) que los iraníes «actuaron como criminales, con incomprensibles actos de barbarie contra rehenes americanos absolutamente inocentes». En términos parecidos se expresó el líder de la mayoría republicana en el Senado, Howard Baker, denunciando las «atrocidades» a que fueron sometidos los secuestrados durante su largo cautiverio de 444 días.

El Congreso estadounidense votará ahora, probablemente, una serie de medidas a favor de los exrehenes, considerados como «héroes de guerra», entre las que destacan la concesión de medallas de oro, ayudas financieras para estudios y beneficios sociales para las familias.

Las asociaciones turísticas del estado de Florida, junto con la de compañías aéreas norteamericanas, ofrecerán a los liberados y a sus familiares más íntimos viajes y estancias gratis durante un mes en la zona turística de Florida.

El Departamento de Estado no reveló cuándo regresarán los 52 liberados a Estados Unidos. Es pro bable que lleguen este fin de serria na a la base aérea militar de Andrews, en las cercanías de Washington, donde serán recibidos sólo por sus familias. Otros dos o tres días de descompresión en algún lugar tranquilo servirán de rela jante a todos antes de la gran re cepción popular que se prepara a los ex cautivos en Washington.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1981

Más información

  • Estados Unidos prepara un gran recibimiento a los 52 secuestrados, considerados "héroes de guerra"