Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAIS VALENCIANO

Monsonís, presidente del Consell, reaviva la polémica del bilingüismo

El presidente en funciones del Consejo Valenciano, el centrista y diputado por Castellón Enrique Monsonís, ha instado a la comisión mixta de aplicación del decreto de bilingüismo que redacte, con carácter urgente, un libro de texto para enseñar la lengua valenciana en el primer curso de EGB en el segundo trimestre que acaba de iniciarse.

Al dar cuenta de esta decisión política, el presidente Monsonís matizó que ello «no significa una intromisión en los trabajos de la comisión mixta. Por el contrario», agregó, «queremos dejar constancia del absoluto respeto a la independencia y autonomía de la comisión». El diputado centrista consideró que los trabajos de la comisión, que empezó a funcionar el pasado mes de agosto, se están llevando con lentitud. A este respecto, en la última reunión, el consejero de Cultura, José Peris (UCD), ya dio cuenta de esta preocupación del Consejo a la comisión.

Esta ruptura del silencio presidencial sobre la comisión de bilingüismo ha sido interpretada en círculos culturales y políticos como una respuesta a la posición mantenida por el sector más crítico de la comisión" la del profesor Sanchís Guarner, decano de la facultad de Filología, y Dolors Aguado, representante del Partido Comunista del País Valenciano (PCPV-PCE), que han solicitado la suspensión temporal de las actividades de la comisión mientras no se resuelva la crisis política del organismo autonómico valenciano, donde la ausencia de los socialistas acaba de cumplir el año.

El PSOE, emplazado

Ambos representantes, que defienden la consideración de la lengua valenciana como variante del catalán, estiman inoperante cualquier acuerdo que la comisión pueda adoptar sobre el tema de la enseñanza y difusión de la lengua, ya que aplicaría sin más la posición secesionista (valenciano lengua diferente del catalán) de UCD, partido que ocupa en la actualidad la mayoría de carteras, junto con el consentimiento del PCPV, que se mantiene dentro del organismo.Asimismo, emplazaron al Partido Socialista del País Valenciano (PSOE) para que hiciera una declaración pública, ya que no está presente en la comisión, a favor de sus presupuestos por la unidad de la lengua, acorde con la defensa que senadores socialistas valencianos hicieron tiempo atrás a raíz de un debate sobre este tema en la Cámara alta. Por el momento, esta declaración no se ha producido.

Por su parte, los representantes de la Administración central en la comisión de bilingüismo se han mantenido al margen de esta polémica entre el sector crítico y los representantes de UCD, absteniéndose en las votaciones conflictivas y apoyando aquellas propuestas que contaran con el consenso generalizado de sus componentes.

Advertencia de Sanchís Guarner

El profesor Sanchís Guarner, a raíz de la recomendación del presidente del Consejo, ha señalado que «supone la primera intromisión de Monsonís en nuestro trabajo, después de querer mantenerse al margen. Entiendo que UCD quiere acelerar los trabajos de la comisión para jugar con la política de hechos consumados, ahora que no tienen oposición socialista en el Consell».Por otra parte cnticó la pasividad de los socialistas, que «esperan a la puerta del Consell para que pase por delante el cadáver del enemigo sin conseguirlo». Por otro lado, resaltó las dificultades que encuentra para defender su posición científica, que en la comisión es minoritaria, por lo que no descartaba una próxima dimisión, «sobre todo si hacen cosas concretas, como la edición de libros en una ortograiía no aceptada científicamente. No soy partidario de abandonar», aseguró finalmente, «pero así no se resuelve nada».

El próximo día 16, la comisión tendrá su próxima reunión, donde estas tensiones pueden resolverse con la eliminación de los dos representantes de la tendencia antisecesionista, que supondría dejar vía libre a los representantes centristas, o con la búsqueda de un nuevo margen de acuerdo entre posiciones, a nivel político y científico, de hecho muy encontradas.

Semanas atrás, Enrique Monsonís destituyó en el cargo de la presidencia de la comisión al historiador alicantino Vicente Ramos, conocido defensor del anticatalanismo y secesionismo lingüístico, para poner en su lugar al catedrático de Literatura Rafael Ferreres, quien mantiene posiciones similares, pero que no cuenta con la significación de su antecesor. No obstante, lo que parecía una pacificación de las tensiones internas de la comisión queda ahora, en opinión de algunos observadores políticos, en papel mojado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1981