Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas pesqueros con la CEE pueden originar el inmediato desabastecimiento de pescado

La conflictividad por la que atraviesa el sector pesquero español puede tener inmediatamente reflejo en la escasez de pescado fresco en los mercados españoles. Ayer no entró por la frontera francesa ningún camión con pescado procedente de los países comunitarios, ante la oposición de los pescadores guipuzcoanos a las importaciones de la CEE, en represalia por la suspensión de licencias de pesca en aguas comunitarias a los barcos españoles. Las autoridades españolas, por su parte, han advertido de la posibilidad de suspender las importaciones de pescado de la Comunidad. Esta postura ha forzado a reconsiderar la situación a la CEE, que mañana se pronunciará definitivamente sobre la negociación pesquera con España.

Los detallistas de pescado de Guipúzcoa se mantuvieron ayer en huelga en solidaridad con las empresas Ginés y Javier y Pescados Rodolfo, ambas de Pasajes, que sufrieron atentados con bombas en la madrugada del viernes. La autoría de la colocación de los explosivos fue reconocida por ETA Político-militar. En un comunicado conjunto difundido ayer, armadores de pesca, importadores y detallistas condenaron los atentados y reclamaron de la Administración «la regulación clara y terminante de todas cuantas importaciones de pescado se realizan al Estado español». La presencia de piquetes en la frontera de Irún se hizo notar ayer de modo especial, impidiendo el paso de todos los camiones frigoríficos.El cierre de los establecimientos y la suspensión de las contrataciones en lonja fueron decididos en una asamblea celebrada en Pasajes, a las 5.30 horas, a la que asistieron unas doscientas personas. Durante la reunión se subrayó que la eliminación de importaciones repercutiría directamente en un alza de precios al consumidor mientras la flota pesquera no disponga de caladeros y licencias suficientes para satisfacer la demanda.

Con posterioridad, representaciones de las asociaciones de exportadores-importadores y detallistas, junto a representantes laborales de las firmas del primer grupo, mantuvieron reuniones a lo largo de toda la mañana con una representación de los armadores guipuzcoanos, para tratar de conseguir un acuerdo que incluyese la condena de los últimos a los atentados del viernes.

Sin embargo, una vez fue aceptada la necesidad de regular las compras de pescado en otros países, especialmente los de la Comunidad Económica Europea (CEE), pudo alcanzarse el acuerdo, que evitará la prolongación del cierre de las pescaderías durante el día de hoy, como estaba inicialmente previsto. El texto de la nota, dada a conocer al término de las negociaciones, reconoce la contribución de los canales comercializadores a la mejor valoración de los productos pesqueros y los perjuicios que las «importaciones masivas», procedentes de países de la CEE, provocan en el sector extractivo. La nota recuerda también la colaboración de los detallistas y mayoristas durante las negociaciones de licencias comunitarias. Por su parte, los armadores lamentan y condenan también los atentados.

Las asociaciones de exportadores-importadores, detallistas, armadores y representantes laborales del primer sector, además, «desean hacer llegar a la Administración pública y a quien corresponda la urgente necesidad de regular, en forma clara y terminante, todas cuantas importaciones de pescado se realicen al Estado español, que vienen a competir con las pescas propias, muchas de las veces en forma abusiva».

Fuentes próximas a los mayoristas guipuzcoanos anunciaron que, como muestra de su colaboración con la flota vasca han decidido suspender las importaciones durante unos días, hasta que se clarifique la negociación de licencias comunitarias que tiene lugar en Bruselas y, sobre todo, la posibilidad de que se impidan a las embarcaciones españolas todas las capturas de merluza en aguas de la CEE.

Piquetes de los puertos de Pasajes y Ondárroa (Vizcaya) actuaron ayer de nuevo en la frontera de Irún, impidiendo el paso a los camiones-frigoríficos- de transporte de pescado. Estas medidas de boicoteo podrían acentuarse en los próximos días, ya que los armadores consideran que la situación está llegando al límite.

Según noticias procedentes de Copenhague, la firma danesa Gambi Fiskeeksport, dedicada a la exportación de pescado, ya suspendió el pasado sábado la -salida de dos de sus camiones con destino a España, que transportaban veinticinco , treinta toneladas de mercancía, según informa France Presse.

La decisión fue adoptada después de que el destinatario español (importador) les anunciara que el camión anterior había sido parado en un lugar de su ruta por pescadores españoles, que procedieron posteriormente a incendiar el vehículo. El cargamento tenía un valor aproximado al cuarto de millón de coronas danesas (más de 3,2 millones de pesetas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 1980

Más información

  • Los detallistas guipuzcoanos suspenden las importaciones ante la no renovación de licencias a los barcos españoles