Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendidas las licencias de construcción en Mirasierra

El control del crecimiento urbanístico en la zona norte de Madrid, a base de suspender las licencias de construcción en Mirasierra, proceder a la explotación del polígono de Valverde y construir el centro cívico de la Vaguada, tras el fallo del concurso de ideas fue uno de los temas más importantes tratados ayer durante la sesión plenaria de la Corporación municipal y que ésta propondrá a la Administración central, en fechas próximas.

El concejal responsable de Urbanismo, Eduardo Mangada, explicó que la suspensión de licencias en Mirasierra obedece al crecimiento desmesurado e incontrolado de la zona porque en el momento en que el proyecto de esta urbanización fue aprobado, en 1953, se concibió la creación de una ciudad satélite de 2.000 viviendas sociales unifamiliares y otras cuatrocientas en bloques, rodeadas de una zona perimetral de cuarenta hectáreas. Sin embargo, la realidad actual de Mirasierra consiste en 3.000 viviendas construidas en bloques -Mangada aseguró que los promotores, Jubansa, proyectan llegar a las 5.000- y unos setecientos chalés.Eduardo Mangada aseguró que durante los últimos meses se han celebrado numerosas conversaciones con los promotores, pero que no se ha llegado a un acuerdo, por lo que, «para evitar la progresiva reducción de zonas verdes con hechos consumados, hemos considerado necesario proceder a la suspensión de las licencias».

Ahora será revisado el planeamiento de la zona, con el criterio básico de que no se construyan más de veinticinco -viviendas por hectárea, que se conserven cuarenta hectáreas de zonas verdes y conseguir una relación armónica entre las viviendas unifamiliares y las colectivas.

El punto fue aprobado sin que se produjeran intervenciones en contra y con el voto favorable de los concejales de UCD.

La segunda medida, que afecta al planeamiento de la zona norte, pedida también por el concejal de Urbanismo, fue el cambio del sistema de actuación en el polígono de Valverde, por incumplimento de sus compromisos por parte de la junta de compensación, y el paso a la expropiación de los terrenos. Según Eduardo Mangada, los incumplimientos de la junta de compensación consisten en que hasta el momento no se han formalizado las cesiones gratuitas de terrenos al Estado y al Ayuntamiento; cuando el plazo legal para hacerlo ya se ha cumplido, y porque las obras de urbanización correspondientes a la primera etapa aún no han finalizado.

Por último, el fallo del concurso de ideas sobre el centro cívico de la Vaguada del barrio del Pilar -obra de los arquitectos Jorge Parcerisas y Javier San José- supondrá la dotación de zonas verdes y la creación de servicios ciudadanos en el barrio.

Emisión de 5.000 millones de deuda pública

El concejal de Hacienda, el socialista Joaquín Leguina, consiguió que el pleno aprobara una emisión de deuda pública de 5.000 millones de pesetas, que se destinarán a cubrir parcialmente el presupuesto extraordinario de inversiones de 1980. José María Alvarez del Manzano, portavoz del grupo de UCD, tras asegurar que su grupo iba a votar a favor de la propuesta, pidió que la inversión se hiciera con buen tino, y recordó que en los tiempos en los que él fue delegado de Hacienda no contó con los avales del Estado para este tipo de operaciones.

2.109 millones de pesetas para reparar urbanizaciones

Javier Angelina, concejal de Obras, llevó al pleno el convenio municipal firmado recientemente con el Instituto Nacional de la Vivienda y el Patrimonio Social Urbano para recibir 36 urbanizaciones construidas por iniciativa pública y en las que habrá que invertir 2.109 millones de pesetas en obras.Ya al final de la sesión, el primer teniente de alcalde, el comunista Ramón Tamames, recordó la petición de dimisión del tercer teniente de alcalde, José Barrionuevo, formulada por Comisiones Obreras del Ayuntamiento. Tamames dijo que su grupo apoyaba firmemente toda la gestión realizada por Barrionuevo y que no es procedente el que una central sindical pida la dimisión de un concejal. «Es también una oportunidad para demostrar la independencia entre CC OO y el PCE».

Felicitaciones por los nombramientos

Después intervino Alonso Puerta para manifestar la solidaridad de todos los concejales socialistas con su compañero José Barrionuevo, y, por último, el portavoz de UCD, José María Alvarez del Manzano, dijo apoyar incondicionalmente al tercer teniente de alcalde, y añadió que «hay que actuar como él, porque sin autoridad no hay orden». José Barrionuevo dio las gracias por los apoyos de la Corporación y, muy sonriente, afirmó que en ningún momento se le había pasado por la imaginación dimitir ante una petición de esa clase.Un largo capítulo de felicitaciones y agradecimientos se sucedió cuando los portavoces de los grupos socialista y comunista hicieron mención a la elección del jefe de fila ucedista, José María Alvarez del Manzano, como vocal del Consejo de Administración de RTVE, y la designación de otro concejal de UCD, Carlos Alonso de Velasco, como nuevo director general de Coordinación.

El alcalde, Enrique Tierno, intentó añadir la nota jocosa a las intervenciones de los concejales, al dar a entender que concedía el uso de la palabra sólo en el caso de que fuera para felicitar a alguien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 1980

Más información

  • Propuesta municipal para frenar el crecimiento urbanístico en la zona Norte