Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los "jóvenes filósofos", soporte cultural del neofascismo

La llamada «nueva derecha» francesa ha retornado a la palestra de la actualidad de la mano de los recientes atentados antisemitas que culminaron a principios de mes con la explosión, en la capital, de una bomba que causó Cuatro muertos en una sinagoga. La mayoría de la inteligentzia parisiense acusa formalmente a dicho movimiento de ofrecerle al neofascismo un soporte filosófico.La «nueva derecha» comenzó su estructuración intelectual tras las barricadas de mayo de 1968. En la penumbra de algunos cenáculos parisienses se articuló lentamente .en torno a sus dos maestros supremos, los escritores Alain de Benoist y Louis Pauwels, ligado al Grupo de Investigaciones y de Estudios para una Cultura Europea (GRECE) y a dos revistas: La Nueva Escuela, dirigida por De Benoist, y Elementos, portavoz del GRECE. La auténtica explosión pública de la «nueva derecha» no se produjo hasta hace dos años escasos, y ello fue facilitado de manera determinante por el suplemento dominical del diario conservador Le Figaro, denominado Le Figaro Magazine, dirigido por Pauwels.

Protagonismo de De Benoist

Alain de Benoist, semanalmante, con este instrumento de cerca de medio millón de ejemplares de tirada, fue el principal artesano de una toma de conciencia nacional de esta «nueva derecha», que la izquierda tradicional despreció satíricamente, pero que algunos de los órganos de opinión más importantes franceses valoraron como «inteligentemente peligrosa». A la defensa de la raza, del elitismo y de la civilización indoeuropea, aspectos más o menos fácilmente criticables, los nuevoderechistas mezclan «el derecho a la diferencia» o el lema «Nosotros no queremos conquistar el poder político, sino el poder cultural», dos rasgos específicos del debate más progresista de los tiempos modernos que pueden conducir al equívoco.Tras unos meses de alboroto, la «nueva derecha» quedó relegada, aunque vigente. El resurgir del neofascismo, temor que se apoderó de este país con la sucesión ininterrumpida de los atentados de los grupos de extrema derecha a lo largo de los meses pasados, actuó como despertador. La explosión mortífera en la sinagoga de París, hace tres semanas, desencadenó el tiroteo: «la nueva derecha» es el alimento espiritual de los nostálgicos del nazismo.

«Ella es quien da cauce a una doctrina fundamental autoritaria, elitista y racista».

Pauwels y De Benoist han sido atacados directa y ferozmente. Y ambos han reaccionado con demandas ante la justicia y con explicaciones sin fin sobre «la aberración que supone la idea de una raza superior», según De Benoist. Pero el debate no ha terminado, ni las preguntas que se le continúan planteando a Pauwels y a De Benoist, a propósito de los temas que han venido desarrollando en su órgano más popular, Le Figaro Magazine: «Europa debe reencontrar el sentido del héroe, como Prometeo y Goliat», «El único terrorismo inquietante es el judío, puesto que el terrorismo nazi no es más que una invención del KGB», «La filosofía de los derechos del hombre es ternurista y perversa».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 1980