Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres motoristas de la Guardia Civil, asesinados ayer en Salvatierra (Alava)

Tres motoristas de la Guardia Civil de Tráfico fueron asesinados ayer en Salvatierra (Alava), cuando se disponían a regular el tránsito en la antigua carretera general Vitoria-Pamplona, por donde iba a pasar una carrera ciclista. Tres jóvenes surgieron de entre el público, esgrimiendo pistolas y dispararon contra los agentes; los corredores y parte de los espectadores se arrojaron al suelo, y en la confusión los terroristas se dieron a la fuga. Con el atentado de ayer son nueve las personas asesinadas en Euskadi en la semana que hoy termina.

Momentos después de las cuatro de la tarde se encontraban en la carretera el cabo primero José Vázquez Plata y el director de la carrera ciclista, Lauren Gorospe, comentando aspectos de la prueba deportiva que iba a iniciarse instantes después. En las inmediaciones había unas decenas de espectadores y cincuenta corredores juveniles, que se disponían a tomar la salida en la carrera, organizada con motivo de las fiestas patronales de Salvatierra.De pronto, tres personas salieron del público, a cara descubierta, y comenzaron a disparar con sus pistolas contra el cabo y los agentes Avelino Palma y Angel Prado. Estos últimos no habían bajado aún de sus motos, y se encontraban totalmente desprevenidos. Los guardias civiles resultaron alcanzados por más de una veintena de disparos, y los terroristas se acercaron a ellos, al parecer para rematarlos, pero optaron por marcharse en seguida, al ver que los agentes sangraban abundantemente.

Mientras se daba la alerta a las fuerzas de seguridad de la zona, en la plaza del Ayuntamiento de Salvatierra se celebró una asamblea popular, con asistencia de varios centenares de personas, en la que el PNV presentó una moción condenando el atentado y proponiendo que se suspendieran las fiestas. La moción no prosperó, pero el gobernador civil las ha prohibido.

Seis personas fueron detenidas a raíz de la acción terrorista, según Efe. Los detenidos, cuyos nombres no se conocen, permanecen incomunicados en la comisaría de Vitoria.

Horas antes de este atentado se habían celebrado en Bilbao los funerales por los dos inspectores de policía y el miembro de la Policía Nacional asesinados el día anterior en Durango (Vizcaya). El acto se celebró en medio de una gran tensión, aunque sin incidentes de gravedad. El ministro del Interior asistió, por la tarde, al entierro de uno de los inspectores en su localidad natal de Orense.

Información en página 15

Editorial en página 10

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de octubre de 1980

Más información

  • Gran tensión en el funeral por los policías abatidos el viernes