ETAm asesina a un taxista de Rentería

Agencias
San Sebastián - 02 oct 1980 - 23:00 UTC

Un taxista de Rentería (Guipúzcoa) fue encontrado muerto en el interior de su vehículo después de que se recibiera una llamada en la comisaría de policía (de San Sebastián anunciando que había un cadáver en el taxi aparca(lo frente a una tienda de deportes de Rentería. La llamada fue realizada por una persona que dijo ser portavoz de ETA Militar. Otra comunicación similar se recibió en el diario Egin.Fuerzas de la policía se trasladaron al lugar citado en las llamadas y comprobaron que el aviso era cierto. El taxista asesinado es Benito Morales Fabián, de cuarenta anos. Taxistas de la localidad de Rentería manifestaron a Efe que Benito Morales llevaba trabajando muchos años en dicha zona y que no se le conocía ideología ni actividad política alguna. Tenía la plaza de taxi en la calle Viteri, de Rentería, aunque también hacía rondas por la zona.

Fuentes policiales informaron que en el interior del coche se encontraron varios casquillos de bala de calibre nueve milímetros Parabellum, munición utilizada habitualmente por ETA. Sin embargo, no se conocen datos concretos sobre la forma en que se produjo el asesinato del taxista. El vehículo estaba aparcado en una calle muy cerca de la carretera general a Francia, que cruza la población de Rentería.

Hacia las nueve de la noche de ayer, el juez de guardia levantó el cadáver, que fue trasladado al depósito del cementerio de la citada localidad. Benito Morales estaba casado y tenía tres hijos.

Pasa a página 17

Dispararon al taxista en el interior de su coche

Viene de primera páginaHacia las nueve de la noche, el juez de guardia levantó el cadáver, que fue trasladado al depósito del cementerio de Rentería. Se cree que recibió el disparo cuando se encontraba sentado en el taxi, ya que no se han encontrado restos de tierra en la indumentaria del cadáver.

Pese a que no se conocen las circunstancias en que se produjo la muerte, se cree que el taxista recibió el disparo cuando se encontraba en el interior del vehículo, ya que no se han encontrado restos de tierra en la indumentaria del cadáver. Este último fue encontrado en el maletero del taxi.

Por otra parte, ayer falleció el anciano Ramón Coto Abad, jubilado, que fue herido gravemente en, un atentado ocurrido el pasado viernes, en un estanco de Bilbao. La acción terrorista iba dirigida, al parecer, al propietario del mismo, pero los asesinos debieron confundirle con Ramón Coto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de octubre de 1980.

Lo más visto en...

Top 50