La guerra entre Irán e Irak

Estados Unidos envía al golfo Pérsico sus "fortalezas volantes" de espionaje electrónico

Estados Unidos envió ayer cuatro aviones Awacs (alerta aérea y Sistema de Control) a la zona del golfo Pérsico para controlar cualquier movimiento de fuerzas militares iraquíes o iraníes que puedan poner en peligro la libre circulación por el estrecho de Ormuz, por donde transita el 40% del petróleo consumido en el mundo. La decisión fue tomada por el presidente Jimmy Carter, tras una reunión en la Casa Blanca con sus principales consejeros en temas de relaciones exteriores y seguridad. Participaron en la misma el secretario de Estado, Edmund Muskie; el de Defensa, Harold Brown; el director de la CIA, Stanfield Turner, y el consejero para Asuntos de Seguridad, Zbigniew Brzezinski.

Más información

Paralelamente, Edimund Muskie se entrevistó ayer en Nueva York con el ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Saadun Hammadi. Aunque no se conocen detalles sobre el contenido de la entrevista, se cree que podría significar el inicio de una posible iniciativa norteamericana para poner fin al conflicto.Washington considera que la misión de los Awacs no puede interpretarse como una «intervención» estadounidense en la guerra entre Irak e Irán. Simplemente, como una misión de «control y vigilancia» para evitar cualquier acción contra la libre circulación por el estrecho de Ormuz.

En tal sentido, medios del Pentágono precisaron que actualmente Estados Unidos cuenta con 35 barcos de guerra en el área cercana al golfo Pérsico, entre los cuales figuran los portaviones Eisenhower y Midway, que podrian intervenir para proteger la vía vital del petróleo producido en los países del golfo Pérsico.

Los aviones equipados con el sistema de control de radar Awacs- son del modelo Boeing 707, y permiten el control aéreo de cualquier movimiento y en un área de 400 kilómetros, en todas direcciones, y la transmisión de datos para la intercepción de aviones enemigos.

El envío de los Awacs se realizó de común acuerdo con el Gobierno de Arabia Saudí, país que facilitará la asistencia logística con bases para las operaciones. Edmund Muskie se entrevistó, también en Nueva York, con los ministros de Asuntos Exteriores de Bahrain y Omán, Estados del golfo Pérsico que podrían contribuir en el apoyo de la fuerza de vigilancia norteamericana en la zona.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Carter preconiza una fuerza conjunta occidental

«La situación en el golfo Pérsico amenaza la economía de algunas naciones occidentales», declaró el presidente Carter en su discurso de apertura de la asamblea del Fondo Monetario Internacional, reunida en Washington, frase que debe situarse en el contexto del deseo del presidente de Estados Unidos de, convencer a los países aliados para la creación de una fuerza conjunta, capaz de velar por los intereses occidentales en la zona de Oriente Próximo.

La operación de los Awacs, que ayer despegaron de la base de la fuerza aérea estadounidense en Oklahoma, en dirección al golfo Pérsico, es el primer gesto para demostrar, que Washington está dispuesto a actuar unilateralmente. Pero señalan en la capital norteamericana que barcos de las marinas de guerra británica, francesa y australiana tal vez participen en operaciones de salvaguardia para el libre paso por el estratégico estrecho de Ormuz en caso de escalada en la guerra entre Irak e Irán, cuyas hostilidades no parecen cerca del fin, a pesar de la resolución de pacificación aprobada el pasado domingo en Nueva York por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

No es la primera vez que Estados Unidos envía unidades Awacs a la zona del golfo Pérsico. En marzo de 1979 desplazó dos unidades, debido al conflicto entre los dos Yemen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50