Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Persiste, aunque en menor grado, la contaminación del agua

La contaminación que el agua de consumo en Madrid sufrió los últimos días se ha visto reducida notablemente durante el fin de semana, si bien no se han alcanzado los grados de potabilidad considerados como óptimos y que registraba antes de que el día 18 de este mes la rotura de una válvula de comunicación entre los pantanos de Santillana y Valmayor produjera una fuerte contaminación, con origen en los residuos de varios pueblos .El anuncio oficial de existencia de la contaminación bacteriológica no fue hecha, sin embargo, hasta el día 24, a través de la Delegación Municipal de Sanidad, a pesar de que el Canal de Isabel II, empresa estatal encargada de la distribución, la negara en un primer momento. Las medidas de cloración del agua con dos gotas de lejía por litro no son ya necesarias, aunque todavía son recomendables, sobre todo en las familias que tengan niños de corta edad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de septiembre de 1980