Ovchinnikov: "La alternativa energética rusa reside en la potencia nuclear"

«La Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa es, ante todo, un problema científico. La cooperación entre los distintos países europeos en diversos campos para un desarrollo integral y el objetivo del desarme, como búsqueda de nuevos tipos de armamento de carácter defensivo, constituyen, ante todo, un propósito que debe ser encomendado a los científicos», manifestó ayer el vicepresidente de la Academia Soviética de las Ciencias, profesor Yuri Ovchinnikov, durante la firma del primer acuerdo de cooperación científica y técnica entre España y la Unión Soviética.«Este primer convenio de cooperación científica es un avance en nuestras relaciones con la Unión Soviética, y durante los cinco años que durará podrá reportar para España un intercambio científico que dé a conocer la labor realizada en la Academia Soviética de las Ciencias», según palabras del presidente del CSIC, Alejandro Nieto, «así como el intercambio de conferenciantes y la colaboración en trabajos de investigación en campos como la agricultura, que pueden ser de gran interés.

El señor Ovchinnikov, hablando de las prioridades investigadoras de la academia soviética, destacó la importancia de la investigación espacial y de los programas de energía nuclear que se desarrollan en su país, aunque puso énfasis en la amplitud de temas que se estudian. Destacó la cantidad de conocimientos que la investigación espacial le puede reportar al hombre; mientras que, al referirse al desarrollo de los programas de energía nuclear, recalcó la seguridad e importancia que ésta tiene para la Unión Soviética.

El programa de cooperación española, aparte de abrir nuevas perspectivas de contacto, reafirma y fortalece los intereses en los campos de la oceanografía, la agricultura y la biología. Aunque hasta ahora no se han establecido programas conjuntos de cooperación científica, su determinación se podrá fijar, una vez quede establecido el protocolo del programa.

Rusia, sin problemas de petróleo

Sobre la búsqueda de alternativas energéticas, el vicepresidente es muy claro, diciendo que su país tiene el problema del petróleo resuelto mediante el autoabastecimiento, y que su alternativa si energética se halla en la potencia nuclear. Aunque también estén interesados en la investigación de la bioenergía, explica cómo a partir si de los estudios del proceso foto-sintético de las plantas se puede llegar a nuevas fuentes de energía, y anuncia una próxima conferencia en Moscú sobre el tema.«Los estudios humanos son una rama importante dentro de las preocupaciones actuales de la academia, y, refiriéndonos principalmente a los estudios sobre la evolución social, estamos interesados en los procesos socialistas del resto del mundo, y aunque el socialismo soviético se base en los principios marxistas tradicionales, la búsqueda por otros países de experiencias socialistas que no sean copias de las soviéticas, aunque en la base tengan el mismo principio, interesa mucho a la academia», dijo el señor Ovchinnikov.

La firma del ya mencionado tratado representa para el CSIC una abierta gama de posibilidades, al no estar definido el protocolo, y al no existir todavía una demarcación de prioridades por parte del consejo y los distintos intereses ministeriales, según informó su director. La fijación de objetivos para el convenio no se puede determinar, aunque el representante de la academia de la URSS haya destacado su interés en la formación de jóvenes científicos.

La comitiva soviética que actualmente visita Madrid, Barcelona y Granada está formada por diez miembros, entre los que cuentan Nicolai Bogolubov, director del Instituto de Investigaciones Nucleares, dos representantes del Instituto de Química Bioorgánica y el vicepresidente del Comité Nacional de Historiadores de la URSS.

El señor Ovchinnikov, destacando la importancia de los programas soviéticos de investigación espacial, manifestó su especial interés en una colaboración en el estudio del cosmos como fuente de conocimiento para la explotación de recursos terrestres, no descartando la posibilidad de participación de un astronauta español en dichos proyectos.

Respecto a los programas de energía desarrollados por la Unión Soviética, trató sobre las posibilidades del carbón, e hizo hincapié en la seguridad que representa la energía nuclear bien utilizada, ya que, según sus palabras, existen las suficientes garantías de seguridad para su uso y para la comunidad.

La firma del acuerdo hispano-soviético tiene para el vicepresidente de la academia de ciencias un doble valor, ya que no sólo se establece un tipo de relaciones en funcionamiento con otros países europeos -Francia, Italia-, sino también como puente para el amplio mundo de habla hispana. Por su parte, el acuerdo es muy interesante desde el punto de vista de la biología molecular.

El profesor Alejandro Nieto, en sus declaraciones sobre el interés del tratado, especificó la prelación que se dará a las estancias cortas de intercambio, y a las características de origen de aprendizaje técnico que tendrán muchas de ellas, recalcó su importancia, ya que desde el CSIC sólo se mantenía, con científicos soviéticos una relación personal. o algún contacto en programas de intervención, pero hasta el momento nunca un contacto oficial directo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS