Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El golpe militar en Turquía

Kenan Evren, un general moderado

El general Kenan Evren, jefe del Estado Mayor general turco y presidente del Consejo Nacional de Seguridad, cuenta 62 años de edad.Al concluir sus estudios en la academia militar, en 1938, sirvió como oficial de Artillería en diferentes unidades del Ejército. Participó en la guerra de Corea como miembro de la expedición turca. Ascendido en 1961, asumió a continuación el mando del primer Ejército, cuyo cuartel general se halla en Estambul.

Nombrado jefe del Estado Mayor del mando del Ejército de Tierra, el general Evren se convirtió poco más tarde en jefe del Estado Mayor adjunto de las fuerzas armadas turcas. En tales funciones presidió la misión militar que visitó la Unión Soviética en 1975.

Al año siguiente fue nombrado comandante del IV Ejército, con cuartel general en Izmir.

Tras la dimisión del comandante de las fuerzas terrestres, debido a un enfrentamiento entre el Estado Mayor general y el entonces primer ministro, Suleimán Demirel, en agosto de 1977 el general Eyren fue llamado para cubrir el puesto, paso previo habitual para convertirse en jefe del Estado Mayor general.

Conocido por su modestia, es muy respetado por los militares que se encuentran a sus órdenes, que aprecian su condescendencia a la hora de compartir sus puntos de vista. Convertido enjefe del Estado Mayor general, Evren se ha dirigido varias veces a los políticos, invitando a las instituciones constitucionales, y especialmente a los partidos políticos, a cumplir con su deber.

En la carta que envió el pasado mes de diciembre al presidente de la República, el general Evren le pedía que pusiese fin a los enfrentamieritos estériles y que la clase política procediese urgentemente a trabajar en los problemas del país, en especial en la lucha contra la anarquía, el terrorismo y el separatismo.

En la declaración que realizó el pasado 13 de mayo a su regreso de Bruselas, el general Evren expresó sus deseos de una rápida elección del presidente de la República. Afirmó entonces que era necesario que los partidos, los de derecha, los de izquierda y los de centro, se pusiesen de acuerdo para decidir sobre el tema. Esta intervención provocó protestas en el seno dé todas las formaciones políticas.

El mes pasado, en la víspera de la fiesta de la victoria, el general Evren dio publicidad a un mensaje que pedía el reforzamiento de las atribuciones de las autoridades militares responsables de la ley marcial y la suspensión, en un breve espacio de tiempo, del estado de sitio. Este nuevo llamamiento fue mucho mejor recibido por el conjunto de la clase política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 1980