Especulaciones sobre la separación de los Rolling Stones

Acaba de aparecer su último álbum, "Emotional Rescue"

Que los Rolling Stones se separan siempre resulta una noticia de primera magnitud sentimental musical. Que lo hagan porque Mick Jagger ha decidido, a sus 37 años, cambiar de sexo, ya resulta mucho más jugoso. Y eso es lo que se viene escuchando estos días en muchas emisoras de radio españolas, coincidiendo, eso sí, con la edición del último álbum de los Stones, Emotional Rescue.

La verdad, según su casa de discos, no parece ser tan alarmante, pero la película vale la pena. Hace unos meses, Bill Wyman, sonriente bajo del grupo, anunció su intención de dejarlo. El hombre piensa que ya está bien, que ya ha «currado» una barbaridad, que ya había dicho que dejaría el grupo cuando cumpliera cuarenta años. Realmente, el que el único Stones que ha grabado discos en solitario (Monkey Grip, 1974, y Stone Alone, 1976) abandone la compañía de Jagger y Richard no pasaba para la gran mayoría de ser una faena, pero nada más que eso.La otra historia, la del Jagger transexual, ya reviste el carácter de tragicomedia. Esto era que hace pocos días un periódico inglés (el Daily Express, famoso por su sensacionalismo) publicaba una entrevista con el bueno de Charlie Watts, batería de los Stones. Jagger tiene entendido que los únicos que pueden conceder entrevistas son él y Keith Richard, que para eso son los jefes. Molesto estaba cuando leyó que a Watts se le había escapado el lugar, la fecha y la hora en que se iba a presentar a los medios londinenses el Emotional Rescue. Jagger, ante la previsible avalancha de personal y muy irritado con la irresponsabilidad de su súbdito y del periódico, suspendió dicha presentación y se largó a Nueva York, donde concedió una entrevista oficial.

Mientras tanto, el Daily Express, desairado y acosado por los fans stonianos, ponía anteayer en la calle el rumor de que el grupo se disolvía debido a que Jagger había decidido operarse para señora, y ya nada sería lo mismo. Este notición de extraño tufo propagandístico fue recogido por agencias informativas mil (entre ellas la española Efe), de dondie pasó a emisoras de radio y periódicos, que sin encomendarse ni a Dios ni al diablo nos lo ofrecen por doquier. Sin embargo, hay cosas que todavía no están claras. Por ejemplo: ¿Se va a operar Jagger o es sólo cosa de hormonas? ¿Lo decidió hace mucho tiempo o es repentino? ¿Mick va a seguir como solista o se va a meter a hacer coros con Ian Dury?

No sé, pero da la impresión de que un tipo que ha mantenido a flote un grupo a lo largo de más de quince años, que ha grabado treinta (30), elepés, que han producido unos 18.000 millones de pesetas, no pertenece al sector de gente que en la madurez comprenden, desolados pero valientes, que su vocación oculta pasa por una vagina. Aunque, quién sabe, tal vez sea cierto, en cuyo caso sería de lo más interesante recoger el desarrollo mental que habría llevado al sex-simbol más aparente del rock a tamaña decisión. De todas formas ya lo decían los padres de los sesenta: ese «tío» parece una «tía».

Y continuando con los rumores también es cosa de desmentir, al menos parcialmente, que los Stones a venir a España en fecha próxima. De hecho, todavía no tienen prograrnada gira alguna, y es bueno recordar que con Some Girls, su anterior elepé, sólo dieron unos pocos conciertos en Estados Unidos. Eso sí, si hay gira europea, les veremos.

Con respecto a Emotional Rescue, cuya portada está compuesta de fotos termográficas, se dan varias circunstancias curiosas. Hace ya muchos meses que está acabado, pero, por una u otra razón, no ha salido hasta ahora (es un caso parecido al de Bruce Springsteen). Ha sido grabado en París, Bahamas y en el estudio móvil del grupo. Invitados especiales son Max Romeo (que normalmente canta reggae, aunque aquí lo haga en Dance, un cuasi-disco); Jack Nitzsche, productor famosísimo que aquí es utilizado para los arreglos de viento de Indian Girl (una sernibalada), y el ex batería de Santana Michael Shrieve, a la percusión general.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

En el disco hay un reggae (Send It To Me), dos baladas (Indian Girl y All About You), un rock-pop típico de una época ya pasada por los Stones (Where The Boys Go) y el resto, rythm and blues, con mayores o menores dosis de ambiente discotequero. Incluso hay una cantada en falsete, que es la moda y un indicio más del cambio de sexo: Emotional Rescue. Un rescate emocional que añade un punto más a una leyenda que alguna vez tiene que acabar. Ya se verá cuándo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS