Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Tiempo de verano

El tiempo pasa y el cine permanece, aunque usos y modas vayan cambiando con los años. Hace no tantos, llegando el verano, algunas salas se cerraban en tanto que otras, precursoras de los modernos sistemas de refrigeración, echaban mano de solares y terrazas para no perder a sus espectadores. A veces, una tormenta imprevista interrumpía la película, cuya historia se reanudaba, tras de la pausa correspondiente, en el recinto normal, enriqueciendo así la intriga original con suspenses meteorológicos.Más tarde, cuando el frío artificial se generalizó, este cine estival conoció un auge repentino gracias a aquellos que huían del calor del hogar, real y nada metafórico, para gozar de un repentino bienestar inalcanzable todavía. Se llegó a programar incluso estrenos anticipados y aquellas temporadas iniciadas en otoño se adelantaron con dignas novedades.

Contratiempo

Guión: Yale Udorff, Nicolas Roeg. Fotografía: Tony Richmond. Intérpretes. Art Garfunkel, Theresa Russell, Harvey Keitel, Denholm Elliott, Daniel Massey, Dana Gillespie. Policiaca. República Federal de A lemania. Local de estreno: Cine Azul.

Veranos hubo en los que estrenos se acumulaban como en busca de un tiempo perdido en invierno. Este año, no se sabe por qué misterio de distribución o exhibición, llevamos camino de soportar solamente erotismo y reposiciones.

Como no es caso de hablar una vez más de Ben Hur, o El graduado, o Lo que el viento se llevó, ni de enfrentar al espectador a Inmaculada y Conchita, Calientes dieciséaños, El placer de Venus o Fruta salvaje del Caribe, henos aquí ante Contratiempo, que desde el punto de vista cinematográfico justifica totalmente su nombre. Milena y sus problemas, un joven actor enamorado y el habitual policía, en este caso un tanto pervertido, tratan de encontrar solución a un eterno probléma: cómo llegar a realizar un filme estimable a partir de un guión pretencioso, un director sin imaginación y un puñado de actores mediocres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 1980

Más información

  • "CONTRATIEMPO"