Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arquitecturas de papel, una muestra de iconografía popular

Pequeños teatros para jugar como niños antiguos, dioramas, recortables, reproducciones tridimensionales de paisajes románticos, escenarios e interiores son los elementos que constituyen una singular exposición, arquitecturas de papel, una iconografía popular de arquitectura que desde finales del mes pasado y a lo largo de este se presenta en la sala Barquillo de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid.

Entre escenas, montajes y láminas, la exposición, realizada con la colaboración del Colegio Oficial de Arquitectos, consta de unas 230 piezas procedentes de casi toda Europa entre 1800 y 1940, colección particular de Mariano Bayón, arquitecto y restaurador que ha dedicado varios años en reunirlas«El mayor interés de estas formas de iconografía popular es que ponen de relieve las tremendas relaciones entre la arquitectura y ese conjunto de subculturas ajenas a ella que intervienen en la gestación de la ciudad», indica el señor Bayón. «A través de estas láminas, recortables para construir montajes, etcétera, que en la realidad social del siglo pasado hacían el papel de televisión, se difundían los diversos estilos y modas artísticas».

Los espacios interpretados por medio de los recortables y los espacios imaginados por la sociedad decimonónica europea son los dos capítulos centrales del libro que ha escrito Mariano Bayón, una de las primeras aportaciones teóricas al movimiento de recuperación de la iconografía popular que parece iniciarse ahora en España.

«En los países de Europa la iconografía popular es materia de investigación, existe abundante bibliografía y una serie de establecimientos especializados donde se localizan e intercambian sus diversas muestras», comenta Mariano Bayón. «Aquí está todo por hacer. En la Biblioteca Nacional sólo se encuentran series de aleluyas sin clasificar y no hay una sección especial para la iconografía popular. Por eso el trabajo de búsqueda, que en el extranjero se desarrolla con relativa facilidad, en España resulta bastante incierto y azaroso. La mayoría de las piezas que he conseguido aquí las he comprado en el Rastro».

Unas láminas de Epinal pintadas a mano en 1820,interpretaciones de edificios y teatros españoles; varias escenas y montajes daneses como la reproducción del vestíbulo de la ópera de París, de Alfred Jacobsen, son algunos de los elementos más destacables de la exposición, así como las iconografías editadas antiguamente en España por Seix Barral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 1980