Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
33º FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE CANNES

Akira Kurosawa y Bob Fosse, Palma de Oro

ENVIADO ESPECIAL, Akira Kurosawa, por su filme Kagemusha, y Bob Fosse, por su All that jazz, alcanzaron conjuntamente la Palma de Oro del 33º Festival Internacional de Cine de Cannes. Alain Resnais, director de Mon oncle d'Amerique, obtuvo el premio especial del Jurado, premio en el que el presidente del festival, Robert Favre le Bret, matizó que tenía la misma importancia que la Palma de Oro. El polaco Krzysztof Zanussi consiguió el premio del jurado por Constans, y los italianos Scola, Age y Scarpelli, el del mejor guión, por La terraza.Sin duda alguna, los premios más contestados por los periodistas presentes en el acto fueron los de interpretación, tanto masculina como femenina, que recayeron en los franceses Anouk Aimée y Michel Piccoli, protagonistas ambos de la última película de Marco Bellocchio, Salto nel vuoto. Lo absurdo del premio de interpretación es que los dos actores están doblados en la película italiana.

Los grandes ausentes del palmarés de este año han sido Hal Ashby, Peter Sellers y Shirley Mac Laine. Tripleta central de Being there, una de las mejores comedias de los últimos años. El jurado concedió también premios de interpretación para papeles secundarios al australiano Jack Thompson (Breaker. morant) y a las actrices Carla Gravna y Milena Dravic, por La terraza, de Scola, y Tratamiento especial, de Goran Paskaljevic, respectivamente.

El premio al mejor cortometraje fue concedido por triplicado a Seaside woman, de Oscar Grillo, con música de Linda McCartney; Krychle, del checoslovaco Zdenek Smetana, y The performer, de Norma Bailey (Canadá).

Los premios concedidos por un jurado presidido por Kirk, Douglas, e integrado por Albina du Boisrouvray, Leslie Caron, Ken Adam, Robert Benayoun, Veljko Bulajic, Charles Champlin, André Delvaux, Gian Luigi Rondi y Michael Spencer, no sorprendieron a nadie. Los nombres de Kurosawa, Resnais y Fosse estaban en todas las previsiones de la crítica y, suponemos, serán refrendados por el público. Los premios de interpretación a dos actores franceses doblados al italiano sólo se explican desde el chovinismo nacional, tan presente en todas las manifestaciones culturales.

Cannes ha terminado, y ya comienza los preparativos para la próxima edición. Señalemos a modo de último resumen que la edición de 1980, además de exhibir las películas galardonadas, ha servido para contemplar el último y espléndido Dennis Hopper (Out of the blue); el impresionante documento de Win Wenders y Nicholas Ray, Lightning over water; la reaparición de Samuel Fuller y Jean Luc Godard, tan distantes el uno del otro; la reafirmación del barroquismo de Fellini y su La ciudad de las mujeres, y el buen hacer de dos directores noveles: Christopher Petit (Radio on) y José Antonio Salgot (Mater amatisima).

El cineasta japonés Akira Kurosawa declaró ayer que había recordado la figura del desaparecido Henri Langlois -hombre de cine francés, fundador de la cinemateca francesa, y que murió hace tres años- «porque hace mucho tiempo que el señor Langlois me animó a realizar un filme en color. Me conmueve y perturba no poder enseñar esta película a Langlois, y no compartir con él este éxito». Kurosawa subrayó, asimismo, que la realización de su película había si do «muy difícil», sobre todo en la parte en la que deben salir decenas de caballos. «En una conferencia de prensa se habla dicho que esta parte exigiría dos semanas de trabajo. En realidad, se ha necesitado todo un año».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1980