Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La condena del director de EL PAIS

La mayoría de los procesos abiertos al diario lo han sido a instancias del ministerio

Cuatro de los cinco autos de procesamiento de que ha sido objeto el director de EL PAIS desde el 4 de mayo de 1976, fecha en que salió a la calle el número 1, lo han sido a instancias del ministerio fiscal, institución pública. Sólo uno de ellos llegó a juicio, y la sentencia dictada por la Sección IV de la Audiencia Provincia acerca del editorial Prensa y democracia fue considerar a Juan, Luis Cebrián, director de EL PAIS, autor de una falta, pero le absolvía del delito de desacato a la autoridad de que le acusaba el ministerio fiscal. Esa sentencia también fue recurrida, asimismo, por el ministerio público y el Tribunal Supremo resolvió recientemente condenar a Juan Luis Cebrián a tres meses de arresto mayor y multa de 50.000 pesetas.

Los temas que motivaron al ministerio fiscal a presentar autos de procesamiento contra Juan Luis Cebrián fueron un artículo sobre anticonceptivos, publicado por EL PAIS SEMANAL el 20 de febrero de 1977; una información, publicada el 31 de marzo de 1977, acerca de la postura del Tribunal Supremo ante la solicitud de legalización del PCE y un comunicado al efecto de Justicia Democrática; una información publicada en junio del mismo año, en la que se recogía la protesta de los presos comunes de la cárcel de Carabanchel que embuchaban propaganda electoral de UCD; el ya mencionado editorial Prensa y democracia, publicado el 9 de abril dé 1978, y, finalmente, y a instancia de parte privada, una información publicada el 17 de febrero de 1979, sobre el diputado socialista Josep Pau. Esta información motivó auto de procesamiento contra Enric Canals, autor de la información, y Juan Luis Cebrián, director del diario. El juez sobreseyó después el proceso contra Cebrián.Casi coincidiendo con el cuarto aniversario de EL PAIS se ha producido la sentencia condenatoria contra Juan Luis Cebrián. Los periodistas Antonio Núñez, de León, y José Angel Esteban, de Burgos, y Francisco Umbral han sido sometidos a autos de procesamiento y sus casos están pendientes. Según la asesoría jurídica de EL PAIS, «es abrumador el número de causas incoadas por querella del ministerio fiscal. Se han abierto sumarios y una ínfima minoría de las querellas presentadas han sido ejercitadas por particulares. De éstas, no ha prosperado ninguna».

Un proceso "despenalizado"

El 24 de marzo de 1977, el Juzgado Especial de Prensa dictó auto de procesamiento contra el director de EL PAIS por un artículo sobre anticonceptivos publicado por EL PAIS SEMANAL el 20 de febrero anterior. Las conclusiones provisionales del fiscal señalaban, en septiembre de 1977, que el artículo «enumeraba con todo lujo de detalles los distintos modos de evitar la procreación». Decía el fiscal que el autor material del artículo, «al parecer extranjero, y residente fuera del país no ha sido identificado». El artículo era parte de una serie publicada por el Sunday Times, de Londres, prologada por el que fuera alto funcionario del Ministerio de Salud y ministro de Asuntos Exteriores británico, David Owen. El Instituto Internacional de Prensa, que representa a unos 2.000 directores, editores y periodistas de todo el mundo, envió una carta a Adolfo Suárez, en la que se calificaba el proceso corno «vergonzoso». Las diligencias sumariales fueron anuladas por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid en resolución del recurso de queja presentado por la representación lejel de Juan Luis Cebrián.

El 7 de noviembre de 1977 se abría, de nuevo a instancias del miministerio fiscal, un proceso que se había sobreseído por el juez en torno a la publicación de una información sobre las protestas de los presos comunes de Carabanchel, que embuchaban, propaganda electoral de UCD de cara a las elecciones generales del 15 dejunio de 1977. La acusación era por presuntas injurias contra la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Se presentó un recurso de reforma contra la iniciativa fiscal y subsidiaria apelación. Se denegó la reforma, pero prosperó la apelación, y la Audiencia dejó sin efecto el auto de procesamiento.

El 14 de noviembre de 1977 se notificaba a Juan Luis Cebrián un nuevo auto de procesamiento, ordenado por la Audiencia, por la publicación de dos informaciones aparecidas el 31 de marzo de 1977, una de ellas titulada «El Supremo no resolvió la legalización de los comúnistas», y otra, un comunicado de Justicia Democrática sobre el mismo tema y el nombramiento de Juan Becerril como presidente de la Sala Cuarta del alto tribunal. El PCE fue legalizado nueve días después de aparecer la información y el auto dictado contra el director de EL PAIS quedó sin efecto, al ser favorecido por la amnistía de delitos políticos y de opinión.

El ministerio fiscal recurrió, a finales de mayo del pasado año, contra una sentencia de la Audiencia Nacional, que absolvía a Juan Luis Cebrián de un delito de desacato por la publicación, el 9 de abril de 1979, de un editorial titulado Prensa y democracia.

El Juzgado de Instrucción número 5, de Madrid, citó a Juan Luis Cebrián y Enric Canals, redactor de EL PAIS en Barcelona, para comunicarles auto de procesamiento en virtud de una querella de calumnia interpuesta por el diputado socialista catalán Josep Pau, que se acogía a los términos de la ley Antilibelo, como consecuencia de una información aparecida el día 17 de febrero de 1979, en vísperas de las elecciones generales celebradas el 1 de marzo. En la información se establecía una posible relación entre Josep Pau y tres implicados en los asesinatos de Bultó, Viola y la esposa de este último. Según la ley Antilibelo, el director de la publicación era responsable de toda información publicada, aunque constará expresamente el autor de la misma. Los abogados de EL PAIS recurrieron contra el auto de procesamiento por estimar que el,señor Cebrián no era responsable del artículo por no estar vigente la ley Antilibelo. Él auto de procesamiento se reformó quedando sin efecto. El proceso contra Enric Canals está pendiente.

Trece días antes de que comenzaran a llegar los autos de procesamiento, el día 13 de febrero de 1977 un capitán de la Guardia Civil, de uniforme, y. ocho miembros más de la Benemérita, de paisano practicaron un registro en el domicílio de Juan Luis Cebrián durante media hora. El registro se hizo sin mandamiento judicial, aplicando al director del periódico la ley Antiterrorista y, según declaró el oficial de la Guardia Civil, estaba relacionado con los «últimos acontecimientos». En aquellos días, poco después de aprobada la ley para la Reforma Política, permanecía secuestrado Antonio María de Oriol, en poder de los GRAPO, y en aplicación de la ley Antiterrorista que estaba en vigor, no era necesario mandamiento judicial alguno para practicar registros domiciliarios.

El día 30 de noviembre de 1978 octubre de 1978, un paquete-bomba hizo explosión en el departamento de distribución de correo de la planta cuarta de EL PAIS. Andrés Fraguas, Juan Antonio Sampedro y Carlos Barranco fueron alcanzados por la explosión. Andrés Fraguas, de diecinueve anos, murió el miércoles día 1 de noviembre, a las 7.20 horas, en el hospital Francisco Franco, por insuficiencia respiratoria y parada cardiaca. Juan Antonio Sampedro, tras un dificilísimo proceso de recuperación, consiguió reponerse de las tremendas mutilaciones que le causó el explosivo. Carlos Barranco, que hubo de ser operado, se encuentra hoy incorporado a su trabajo en la empresa.

El día 30 de noviembre de 1978, EL PAIS publicó una información sobre la marcha de las investigaciones policiales, en la que se recogían unas declaraciones de un alto cargo de la policía madrileña, que decía: «Tenemos dos pistas seguras que podrían dar con los autores del atentado». La información se titulaba: «Un mes después, continúa sin esclarecerse el atentado contra EL PAIS». Hoy, un año y medio después del atentado, todo sigue igual.

Los casos pendientes

Francisco Umbral fue procesado por un artículo titulado Vuelven las señoras, dentro de la sección «Diarío de un snob», publicado el día 22 de septiembre de 1978. El sumario, por desacato al ministerio fiscal, fue sobreseído por el Juzgado de Instrucción número 18 de Madrid. El ministerio público, nuevamente, recurrió contra la sentencia del juez y la audiencia dictó auto de procesamiento por desacato. Ante este recurso se interpuso otro de súplica, que está pendiente de resolución. Umbral analizaba en su artículo las circunstancias que rodearon el cierre del teatro Príncipe con tono humorístico.

Antonio Núñez y José Angel Esteban, periodistas de EL PAIS en León y Burgos, fueron procesados por presuntos delitos de desacato. Dos temas más, relacionados con los cuerpos de funcionarios de prisiones, fueron considerados por el ministerio fiscal como presuntamente constitutivos de delito de injurias a un cuerpo de seguridad del Estado. Juan Luis Cebrián y Rosa Montero hubieron de declarar ante el Juzgado de Instrucción de Manzanares (Ciudad Real), por una información publicada el día 2 de octubre de 1979, en la que Rosa Montero analizaba las denuncias por supuestos malos tratos efectuadas por diecinueve abogados madrileños.

El día 27 de enero de 1980, Joaquina Prades firmó en EL PAIS un reportaje titulado «La extraña muerte de Agustín Rueda», en el que se reconstruían los hechos ocurridos-en la cárcel, de Carabanchel, la madrugada del día 13 al 14 de marzo de 1978, durante los cuales murió el recluso Agustín Rueda y siete reclusos más resultaron heridos de diferente consideración. El sumario de los hechos cababa de ser concluido y los procesados por presunto delito de homicidio, entre los que se encontraba el director de la prisión, se encontraban en libertad provisional.

En el caso de Herrera de la Mancha, los periodistas de EL PAIS se han negado a revelar las fuentes desu información, alegando secreto profesional los dos casos se encuentran a la espera de una decisión judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 1980

Más información

  • El atentado contra el periódico, que costó la vida a un empleado e hirió a otros dos, sigue sin esclarecerse