Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaire prepara un recibimiento triunfal a Juan Pablo II

ENVIADO ESPECIALKinshasa, la capital de Zaire, se está preparando para recibir hoy, en la tarde, la visita de Juan Pablo II. Será esta ciudad la primera etapa de la peregninación africana del papa Wojtyla por seis países africanos. En Zaire ha sido declarada fiesta nacional desde ayer hasta que el Papa se vaya. Evidentemente, el Gobierno ha decidido que la presencia de Juan Pablo II en este país sea un triunfo popular.

Los diarios de Zaire afirman con orgullo que Zaire es el país africano más católico; que la acogida al Papa de Roma «será triunfal», que más de un millón de personas asistirá a la misa que celebrará en la gran explanada delante del Palacio del Pueblo o Parlamento.El Gobierno se está volcando para que la visita del Papa resulte de verdad un triunfo. Desde el aeropuerto al centro de la capital, que tiene ya dos millones y medio de habitantes, se trabaja frenéticamente para cambiar la cara de la capital. Han sido asfaltados los veinticinco kilómetros que separan el aeropuerto del centro y han corregido en algunos puntos la carretera para evitar, por ejemplo, un par de curvas. Es la primera vez, después de la independencia, hace veinte años, que se asfaltan las calles.

El orgullo nacional es compartido por todos: «Estamos felices por la llegada del Papa, porque es la primera vez que un Papa se acuerda de esta tierra de Zaire», fue la primera frase que nos dijo el taxista que nos acompañó al hotel. Es la frase que repiten todos.

Si a Juan Pablo II no le fáltaran aplausos y calor humano, lo cierto es que empieza su viaje en una tierra tensa de problemas sociales. Los misioneros aseguran que la pobreza aquí es espantosa y las desigualdades entre ricos y miserables son escandalosas. Para asegurarse proteínas, la gente llega a comer grillos asados. Desde hace más de un mes está cerrada la universidad y todos -los colegios, a causa de una -huelga de profesores y alumnos. La universidad se abrirá sólo en octubre próximo. «Esperemos que el Papa hable aquí muy claro" afirman algunos sacerdotes, que piden siempre que no se cite su nombre.Aquí, el gran tema de conversación a la llegada del Papa es el de las relaciones entre blancos y africanos. Hay quien tiene nostalgia de los tiempos de la colonización, debido a la gravísima crisis económica, y piensa que, sin una ayuda seria de Occidente, este país no saldrá de su túnel de miseria, a pesar de la gran riqueza de sus materias primas: cobalto, magnesio, oro, diamantes, café, cacao, etcétera.Otros, sin embargo, están convencidos de que este pueblo saldrá adelante si no se le impide buscar libremente un camino propio de desarrollo

Mobutu, casado horas antes de la llegada de Wojtyla.

Aunque la noticia no ha sido confirmada oficialmente, se da por seguro en los ambientes políticos y religiosos de la capital que el presidente Mobutu -católico-, a quien aquí se le Rama con el nombre de «guía», o «padre», acaba de casarse horas antes de la llegada del Papa a Zaire.Se asegura que el matrimonio ha tenido lugar en el seminario Papa Juan XXIII, y que fueron invitados todos los obispos. Le ha casado un sacerdote zaireño recién ordenado. Parece ser que hasta el último momento se ha esperado para ver si la boda del presidente podía ser incluida en el protocolo de la visita de Juan Pablo II a Zaire.

Se desconoce, por el momento, quién es la nueva esposa del «guía», que es viudo. Algunos aseguran que se llama Estella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 1980

Más información

  • El Papa inicia hoy su gira por seis países africanos