CIENCIA

Nueva bombilla de bajo gasto energético

Una nueva bombilla, que gasta la cuarta parte de energía que las tradicionales incandescentes, a igual luminosidad, y cuyo período de vida es cinco veces superior, ha sido presentada, el pasado fin de semana, en Amsterdam y Nueva York por Philips.La nueva bombilla, denominada SL, funciona por descarga en vapor de mercurio a baja presión, y emite una luz similar a la de un tubo fluorescente.

Una bombilla SL, cuya primera versión está en el mercado europeo a partir de ayer, tiene, aproximadamente, cuatro veces mayor rendimiento en lumens por vatio que una bombilla incandescente tradicional. Es adaptable a cualquier lámpara ya que el casquillo de rosca es de tipo universal.

Según explicaron los dirigentes de Philips, en una conferencia de prensa celebrada en Amsterdam ante más de 150 periodistas de toda Europa occidental, ha sido la crisis de la energía el factor desencadenante de la investigación que ha dado como resultado el lanzamiento de esta nueva bombilla.

Una bombilla SL de dieciocho vatios produce tanta luz como una bombilla incandescente de 75 vatios, con un ahorro de energía del 75%, y su vida se estima en 5.000 horas de uso, contra las mil horas de duración media que suele alcanzar una bombilla incandescente.

El precio aproximado de la nueva bombilla (mil pesetas) es superior al de la bombilla tradicional (unas trescientas pesetas, que se obtiene al multiplicar por cinco el costo actual, ya que la vida de la SL es cinco veces superior a la de la bombilla incandescente). Pero si se comparan el costo de energía de una y otra (550 la SL y 2.300 la tradicional), resulta un costo total de 1.550 pesetas y de 2.600, respectivamente, es decir, que el uso de la bombilla SL viene a suponer un ahorro de 1.050 pesetas.

Los costos de energía están calculados sobre un precio de 6,30 pesetas el kilovatio-hora, calculado sobre el precio del mercado holandés.

De acuerdo con estos datos, y como ejemplo, se señala que si en Europa se sustituyesen por bombillas SL el 10% de las bombillas de uso doméstico y el 25 % de las de uso profesional, lo que supondría la sustitución de unos 250 millones de bombillas incandescentes, significaría el ahorro de 14.500 millones de kilovatios-hora o, al precio actual de la energía, un ahorro de 84.000 millones de pesetas.

Es decir, que con este ahorro, según los técnicos de Philips, podría suministrarse luz gratis a todas las familias de una ciudad como Valencia durante ochenta años.

La entrega de esta bombilla a los minoristas europeos empezó el pasado viernes, pero en cantidades todavía limitadas, El próximo año estarán en el mercado bombillas de 11, 13, 18 y 25 vatios, equivalentes, respectivamente, a las actuales de 40, 60, 75 y 100 vatios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de marzo de 1980.

Lo más visto en...

Top 50