Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXTREMADURA

El presidente de la Junta, desautorizado por el comité provincial de su partido, UCD

El comité ejecutivo de UCD de Badajoz, en una reunión celebrada el domingo en Don Benito, decidió retirar la confianza del partido a Luis Ramallo, senador por esta provincia y presidente de la Junta Regional de Extremadura. El acuerdo fue adoptado por votación de los miembros del comité, catorce de los cuales se pronunciaron favorables a la recusación, y siete, contrarios a ella.

Nueve miembros del comité ejecutivo, alguno de los cuales, según parece, no tiene voto en el mismo, firmaron la moción para solicitar la retirada de confianza del partido a Luis Ramallo y valorar cualquier acto o manifestación del mismo como algo realizado a simple título personal. Asimismo, los firmantes solicitaban que se sustanciaran las responsabilidades en que hubiera incurrido Luis Ramallo por su actuación y se convocara una asamblea para el día 9 de marzo, donde se informara sobre el tema y se diera conocimiento de los hechos.La decisión del comité ejecutivo de UCD tomada el domingo en Don Benito es la primera erupción de importancia nacida del enfrentamiento de dos fuerzas opuestas.

La primera manifestación que evidenciaba la existencia de estas dos corrientes de opinión se patentizó en la asamblea del partido a la hora de elegir los miembros de la comisión ejecutiva, a cuya elección concurrieron dos candidaturas delimitadas por los miembros ahora enfrentados.

Como reconoció el presidente del comité provincial de UCD, Enrique Sánchez de León, al término de la reunión del comité ejecutivo, la situación se remonta a tiempos anteriores y se deriva de una interpretación distinta de las competencias del comité provincial. Una mayoría del comité, según Sánchez de León, entiende que los miembros afiliados al partido en la provincia tienen que estar sometidos a los acuerdos que se tomen en su seno, mientras otros, los menos, a juicio del señor Sánchez de León, disienten de ello. Esta disparidad de criterios se manifestó en la última sesión de la junta regional, donde unos miembros siguieron las orientaciones del ejecutivo provincial y otros, entre ellos el señor Ramallo, no las acataron.

Por su parte, Luis Ramallo convocó ayer a los medios de información para dar a conocer sus puntos de vista sobre la decisión del ejecutivo de su partido de retirarle la confianza. Ramallo mantuvo su criterio de que no es de su competencia tal actitud y entiende que lo que él califica como escándalo político es consecuencia de la actuación personal de Sánchez de León, que no ha asimilado todavía su salida del Gabierno. Al mismo tiempo, comentó que este ataque al prestigio y la imagen de la Junta va a tener unas consecuencias contrarias a lo que el ejecutivo del partido preveía y su figura va a quedar reforzada. Agregó que tiene ya indicios de que va a ser así, al haber recibido numerosos telegramas de rechazo a la decisión tomada y de apoyo a su gestión.

Manifestó igualmente que la confianza la da o la quita el pueblo, aunque se somete a la disciplina de los órganos superiores del partido y acatará la decisión que éstos adopten sobre el particular. En este sentido manifestó que su recurso será presentado en las próximas horas y calificó de golpe de estado contra UCD a nivel regional su sanción y de no respetar el principio de la Constitución que dice que los partidos políticos tienen que ser democráticos en su seno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 1980